miércoles, 14 de agosto de 2013

Hojaldre de cerezas

Agosto, tiempo de cerezas. Para mí son una de las mejores frutas de verano, me resulta imposible comer sólo una. La verdad es que al natural están buenísimas, pero hoy vamos con un postre para disfrutarlas de una manera aún mejor, con un hojaldre al horno bien crujiente.


 Vamos con los ingredientes.
  • 2 placas de hojaldre
  • 100 o 150 gramos de azúcar, dependiendo de lo dulces que estén las cerezas
  • 1 huevo batido
Empezamos por las cerezas. Tenemos que deshuesarlas, para ello tengo un truco que descubrí hace tiempo. Un día estaba delante de una caja de 4 kilos de cerezas para hacer mermelada, y después de deshuesar a mano medio kilo estaba desesperada. En ese momento, me llamó una amiga y me contó un truco para hacerlo muy fácilmente usando un boli bic. ¡Me salvó la vida! Tenemos que quitar la mina al bolígrafo y el taponcito de la parte superior, dejando sólo el tubo de plástico transparente. Quitamos el rabito a la cereza y empujamos por esa parte con la mina del boli; el hueso sale por la parte posterior dejando la cereza bastante entera y sin mucho esfuerzo. Igual la explicación queda un poco liosa, en este vídeo os lo explico mucho más fácil.

Una vez tengamos las cerezas deshuesadas, las partimos por la mitad y las ponemos en un cazo, que llevamos al fuego. Las tenemos que cocinar a fuego medio tranquilamente, para que vayan evaporando todo el exceso de agua. Vamos vigilando para que no se nos quemen. Pasados unos 20 minutos, añadimos el azúcar, y proseguimos cocinando unos diez minutos más a fuego suave. Quitamos el cazo del fuego y ya tenemos las cerezas listas. Según el relleno que nos apetezca, podemos dejar las cerezas así, o pasarlas por la batidora para que el relleno quede más fino. Yo suelo dejarlas tal cual, porque después de cocinarlas se quedan bastante deshechas, pero esta vez las he triturado.

Cubrimos la bandeja del horno con papel sulfurizado y encendemos el horno a 180 grados (calor arriba y abajo)  para que se vaya precalentando. Ponemos sobre esta bandeja una de las placas de hojaldre, y pintamos los bordes con huevo batido. Vertemos las cerezas en el centro del hojaldre y las extendemos bien por toda la masa, dejando libre el borde (un centímetro y medio aproximadamente). Ponemos la segunda placa sobre la primera y las unimos doblando los bordes de ambos hojaldres juntos, asegurándonos de que la tarta quede bien cerrada para que el relleno no se salga en el horno. Pintamos con huevo toda las superficie y espolvoreamos con un poquito de azúcar.
Introducimos la bandeja al horno a media altura y cocinamos durante 20 minutos aproximadamente (leed antes las recomendaciones del envase que aparecen en el envoltorio del hojaldre). Cuando esté dorado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en la misma bandeja.

El resultado es buenísimo, con todo el sabor de las cerezas. Frío está buenísimo, pero mi recomendación es que lo probéis templado acompañado de una bola de helado (el de queso le va genial). Animaros a hacerlo, triunfáis seguro.




2 comentarios:

  1. uhmmm esta tarta me recuerda a los pie ingleses. que rico madre mía!!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Marta, se da un aire. Está riquísmo!!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...