sábado, 3 de agosto de 2013

Mermelada de melocotón

Ahora sí, por fín, una receta que hace honor al nombre del blog. La verdad es que las mermeladas son mi especialidad, hago de un montón de sabores (desde los más clásicos a algunas más innovadoras como papaya, piña, limón...) pero hoy os voy a mostrar cómo podéis hacer en casa una de las más típicas y ricas. Además, preparando mermelada, podemos disfrutar todo el año de esta fruta que, muy a nuestro pesar, en cuanto llega septiembre desaparece hasta el siguiente verano.

Sin más lío, vamos a empezar. Ingredientes:
  • Un kilo de melocotones pelados y sin hueso
  • Azúcar*
  • El zumo de un limón

Os extrañará que no haya puesto la cantidad de azúcar necesaria. La receta clásica para hacer mermelada dice que hay que usar 700 gramos de azúcar por cada kilo de fruta ya pelada y picada, pero para mi gusto queda exageradamente dulce. Yo suelo usar menos, sobre medio kilo, pero siempre pruebo antes la fruta para ver cómo de dulce está de por sí. Así que mi recomendación es que a la hora de poner el azúcar, os guiéis por vuestro gusto personal: si sois dulceros, poned 700 gramos; si no os gusta tan dulce, 500 gramos es suficiente.

Aclarado el tema del azúcar, manos a la obra.

Lavamos con agua fría los melocotones y los pelamos. Separamos la pulpa del hueso central y la picamos en trocitos. 


Añadimos el zumo de limón, el azúcar y lo mezclamos bien. Lo echamos todo en una cazuela y la ponemos al fuego. En este primer momento el fuego tiene que estar alto, así que hay que estar atento y removiendo bien para evitar que el azúcar se caramelice.

Cuando empiece a hervir, bajamos el fuego un poco y lo dejamos al fuego durante más o menos una hora y media. Tenemos que ir removiendo cada poco e ir quitando con ayuda de una espumadera o cuchara la espuma que va saliendo en la superficie de la olla.

Una vez transcurrido este tiempo, trituramos bien la fruta con la batidora. Aquí, como con el tema del azúcar: si os gusta que se noten trocitos de fruta, batid menos. Si por el contrario os gusta la mermelada muy sueve, trituradla hasta dejarla con la textura de un puré.

Seguimos con la mermelada al fuego otros cuarenta y cinco minutos, a fuego bajo. Id comprobando la textura de la fruta, y cuando veáis que ha adquirido la consistencia adecuada (sabemos que está en su punto cuando al poner una cucharadita en un plato no pierde la forma) ya tenemos nuestra mermelada lista.

Si la vamos a consumir en poco tiempo, aguanta perfectamente varias semanas en el frigo guardada en botes de cristal. Si queremos conservarla durante más tiempo, es necesario hacer el vacío a los botes: ponemos la mermelada bien caliente en botes previamente esterilizados (hervidos durante una hora en una olla) y los ponemos a hervir en una cazuela cubiertos de agua durante al menos sesenta minutos.

Os recomiendo que probéis esta receta. Puede ser un poco trabajosa y lleva tiempo, pero la diferencia de sabor con respecto a una mermelada industrial es increíble. Espero que os guste!!



Tengo la esperanza de que en algún momento mis fotos mejoren...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...