martes, 26 de noviembre de 2013

Tarta de turrón de jijona y chocolate blanco

Ya llegó la Navidad. Y no porque lo diga yo, que conste. Es porque lo dicen los anuncios de juguetes y turrones de la tele. Así que Ariadna, del blog All in One, ha organizado un concurso en el que nos invita a hacer una receta o un DIY basado en la Navidad y claro, yo que soy un poco torpe en eso de las manualidades me he animado a preparar un postre. Ya conocéis el refrán: zapatero a tus zapatos... 

Es una tarta muy sencillita y con una de las cosas que no pueden faltar en nuestras casas en estas fechas: el turrón de jijona. Una tartaleta crujiente con un toque de almendra rellena de una suave crema de turròn y chocolate blanco. ¿Suena bien? Pues ni os cuento cómo está. Buenìsisisisima. Es una pena que las fotos no muestren lo realmente bonita que es la tarta, con un color caramelo precioso. En fín, una que no es mañosa para las manualidades ni para la fotografía... Bueno, dejo de enrollarme y comienzo a cocinar. Ingredientes.


  • 250 gramos de turrón de jijona
  • 150 gramos de chocolate blanco
  • 200 ml de nata (mìnimo 35% de mat. grasa)
  • Medio vaso de leche
  • 2 hojas de gelatina
 
Para la base
  • 160 gramos de harina
  • 40 gramos de almendra molida
  • 1 yema de huevo
  • 80 gramos de mantequilla
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrito de agua (el culín de un vaso)

Comenzamos preparando la base de nuestra tarta. Ponemos la harina, la pizca de sal y la yema en un bol y con un tenedor mezclamos un poco. Añadimos la mantequilla derretida (la metemos en el microondas medio minuto y listo) y el azúcar y ahora, con las manos, amasamos un poco. Ponemos la almendra molida y el poquitín de agua, y trabajamos con las manos hasta tener una masa homogénea y que no se nos pegue a las manos. Si es necesario, poned un poco más se harina hasta conseguirlo. 

La ponemos sobre la mesa de trabajo y extendemos con el rodillo hasta tener una lámina finita. Cubrimos un molde de tarta (a poder ser desmontable) con la masa, la tapamos con un trozo de papel de horno y ponemos encima algo de peso para que la tartaleta no suba en el horno (garbanzos o similar). Horneamos durante 15 minutos a 180 grados (horno precalentado, calor arriba y abajo a media altura). Luego le quitamos el peso y el papel y dejamos otros cinco minutos más para que se dore un poquito. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Cuando la tartaleta se haya enfriado, derretimos en el microondas 75 gramos de chocolate blanco y lo vertemos encima. Con una brocha extendemos bien el chocolate sobre toda la base, y metemos en el frigo un par de minutos para que se solidifique. Reservamos.

Ahora vamos con el relleno. Ponemos la gelatina en un bol con agua fría para que se hidrate. Mientras, vertemos en un cazo la leche junto al turrón (partido en trozos pequeños) y lo ponemos al fuego suave. Removemos continuamente y cuando el turrón se haya deshecho casi totalmente añadimos los 75 gramos de chocolate restantes y la nata. Cocinamos a fuego suave hasta tener una crema homogénea. Quedarán algunos trozos de almendra del turrón, si preferís la crema sin esos trocitos pasadla con la batidora, pero personalmente me gusta el toque crujiente que le aportan a la tarta. Añadimos la gelatina al cazo y removemos hasta que se derrita totalmente. Apartamos del fuego y dejamos enfriar. Cuando la crema se haya templado, la echamos sobre la tartaleta y listo. Metemos la tarta en la nevera unas horas para que cuaje y esté lista para disfrutarla. 

 

 Receta fácil, deliciosa y perfecta para las fiestas que se aproximan. Si no tenéis ganas de hacer la masa, podéis usar masa quebrada comprada o incluso hacer la típica base de galletas y mantequilla. Igualmente queda muy bueno presentado en vasitos o copas: poned la crema en el recipiente escogido y echad por encima un poco de galleta triturada o de almendra picada, queda muy original. Espero de verdad que os animéis a hacer esta tarta: a parte de estar muy rica (pero que muy mucho) es una forma distinta de disfrutar de los dulces navideños. Como siempre, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario acerca de la receta o del blog, escribidla a continuación. Siempre agradezco vuestras palabras.

Otras recetas que me parecen perfectas para un día de fiesta: tarta de manzana, espirales de nutella y paquetitos de pasta filo rellenos de chocolate y frutos secos. Ideales para disfrutar del postre en la mejor compañía.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Miguelitos

Hay postres que están tan buenos que merecen tener nombre propio. Es lo que ocurre con la receta que os traigo hoy: Miguelitos. Yo hasta les pongo apellido: Miguelitos Madremíaperoquébuenosqueestán. Sí, sé que el nombre es un poco largo, pero define estupendamente a estos pastelillos de hojaldre rellenos de crema pastelera, muy fáciles de preparar y riquísimos. La verdad es que no sé que sería de la repostería sin el hojaldre, es tan versátil, fácil y rápido de usar (siempre y cuando no nos liemos a a hacerlo en casa. Me quito el sombrero ante aquellos que tengáis mano, paciencia y arte para hacerlo casero...). ¿Y qué decir de la crema pastelera? En fìn, no me lío más y os presento a los Miguelitos. Veréis que majos son. Seguro que os caen estupendamente... Ingredientes.


  • 1 lámina de hojaldre
  • Crema pastelera (3 yemas, 1 huevo entero, 120 gramos de azúcar, 60 gramos de maizena y medio litro de leche)
  • Azúcar glass

Preparamos la crema pastelera y la dejamos enfriar.

Ponemos el hojaldre sobre una mesa (esta vez he usado congelado porque éste suele venir con forma cuadrada o rectangular a diferencia del refrigerado que tiene forma circular, y para la receta de hoy nos viene mejor que sea cuadrado) y con ayuda de un cuchillo o cortapizzas hacemos rectángulos de unos 8x5 centímetros y los vamos colocando sobre la bandeja del horno (cubierta de papel sulfurizado). Metemos al horno, que tenemos precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo y cocinamos hasta que el hojaldre suba y se dore un poquito (unos 12 minutos, aunque ya sabéis que cada horno es un mundo...). Sacamos y dejamos enfriar sobre la misma bandeja. 

Cuando tengamos los hojaldres fríos los cortamos por la mitad con un cuchillo. Metemos la crema pastelera en una manga y ponemos sobre una de las tapas una buena cantidad de crema. Tapamos con la otra parte del hojaldre, espolvoreamos con azúcar glass y a gozar. 



Yo he puesto la crema pastelera con una manga, pero si no tenéis hacedlo con una bolsa de congelación o si no, a cucharada limpia. Espero que los Miguelitos os hayan gustado, son unos pastelillos perfectos de postre, para el desayuno o para la merienda. O para las tres cosas, que con lo buenos que están es difìcil resistirse. Además, esta receta es perfecta para colaborar de nuevo con la inicaitiva de Helena Del Valle, #RecetasSolidariasParaNavidad. Como siempre, si tenéis algún comentario, pregunta o duda sobre la receta escrbidla a continuación, os contestaré enseguida.

Otras recetas para los fans del hojaldre y de la crema pastelera: espirales de nutella, hojaldre de cerezas y tartaletas de crema pastelera&uvas. Todas deliciosas...

domingo, 17 de noviembre de 2013

Whoopies pie rellenos de nutella

¿Whoopies pie?¿Ein?¿Pero eso qué es? Eso es lo que me preguntaba hace bien poco, cuando descubrì estos pastelitos. Me puse a investigar un poco y me enteré (¡gracias San Google!) de que se trata de una especie de bollito típico de norteamérica a medio camino entre una galleta y un bizcocho que va relleno de una crema dulce. Suena bien, ¿eh? Así que cuando vi una receta de whoopies (además rellenos de nutella!!) en el blog de Carmen Dulces Bocados no pude esperar a hacerlos. Y desde hoy me declaro una fan incondicional de los whoopies (gupis para los amigos). Ya estoy pensando otros sabores y rellenos, hay tantas posibilidades... En fìn, comienzo enseñandoos esta receta, que es la más clásica, aunque os aviso que no serán los únicos "gupis" que veais por aquì. Comienzo con los ingredientes, espero que os gusten estos pastelillos tan riquísimos.

  • 2 huevos
  • 170 gramos de harina
  • Media cucharada de levadura
  • 30 gramos de cacao
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 120 gramos de azúcar glas
  • 100 gramos de mantequilla
  • Nutella, nutella y más nutella...

Derretimos la mantequilla y la ponemos en un bol con el azúcar glass. Batimos con las varillas eléctricas hasta obtener una crema un poco espesa, unos cinco minutos. Si no tenéis elétricas podéis hacerlo con las de mano, pero se os va a cansar un poquillo el brazo (así os podéis ahorrar el gimnasio, no hay mal que por bien no venga...). Añadimos un huevo y batimos hasta que esté totalmente intregrado. Echamos el segundo huevo y mezclamos de nuevo.

Tamizamos la harina junto a la levadura y la vertemos en la mezcla anterior, mezclando bien con las varillas. Os quedará una masa bastante espesa. Yo he hecho whoopies de chocolate y de vainilla, así que en este punto dividimos las masa en dos partes y en una ponemos el cacao y en la otra la cucharadita de esencia de vainilla, mezclándolo bien. Si preferís hacer solamente de chocolate  ó de vainilla, simplemente no dividáis la masa y poned el sabor que más os apetezca.

Ponemos una de las masas en la manga pastelera y vamos haciendo círculos sobre la bandeja del horno (que previamente hemos cubierto con papel sulfrizado, silpat o similar). No los juntéis demasiado que en el horno crecen un poco y se nos pueden pegar. Si no tenéis manga pastelera podéis hacerlo igualmente con una cuchara, intentando darle forma redondeada a los montoncitos de masa. Metemos en el horno (precalentado a  180 grados con calor arriba y abajo) a media altura y cocinamos durante 10-12 minutos. Dejamos templar en la misma bandeja y los pasamos a una rejilla para que se enfríen totalmente. Si tenéis dos placas de horno, id usando las dos simultáneamente para ganar tiempo. 



Una vez estén los bizcochitos fríos, queda lo más fácil: rellenarlos de nutella. Bien sencillo: cogemos una cucharada (generosa, que con la nutella nunca hay que quedarse escaso...), la ponemos sobre una de las tapas, y tapamos con la otra. Ya tenemos listos nuestros whoopies de nutella. ¿Qué os parecen? 


Tengo que admitir que no me esperaba que estuvieran tan buenos. No sólo por el relleno (ya sabemos que la nutella ayuda a hacer todo mucho más apetecible...), la verdad que los bizcochitos de las tapas están muy buenos y muy tiernos, con una textura entre bizcocho y galleta perfecta. Espero de verdad que os animéis a hacerlos, seguro que os encantan. Si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario sobre esta receta o el blog, no dudéis en escribirme a continuación. Os recuerdo que ya tengo (por fín me voy modernizando...) cuanta en Twitter y en Instagram (@mrmladablog/mrmladablog)

Otras recetas que seguro que os van a gustar: huesitos caseros, espirales de nutella y galletas de nutella. Perfectas para los adictos al chocolate...


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Tarta de manzana

Últimamente entre tantos cupcakes, cake pops, bundt cakes... estamos dejando de lado las recetas de toda la vida y no puede ser.  Asì que hoy os enseño una tarta clásica que está buenìsima, con una crema pastelera muy suave y mucho sabor a manzana. La verdad es que recetas de tartas de manzana hay millones, creo que en cada casa se hace de una manera distinta. Yo he probado varias recetas que he encontrado en libros, blogs... pero aunque están buenas siempre regreso a ésta, no lo puedo evitar. Llevo haciéndola desde que era (más) jovencita (no es cuestión de echarse años encima una misma...) y me encanta. La hago bastante a menudo porque a mi yaya le gusta mucho y en las comidas familiares no puede faltar. Ya sabéis, hay que tener contenta a la matriarca del clan... Además con esta receta aporto mi granito de arena a la iniciativa #RecetasSolidariasParaNavidad de Helena, del blog Mi Puchero, en el que nos invita a publicar recetas ricas y resultonas a buen precio (ya sabéis, las tres "B": bueno, bonito y barato) de cara a la navidad. Se trata de aportar ideas para que a pesar de la crisis, todos podamos disfrutar de un riquísimo menú sin tener que rascarnos los bolsillos. En fìn, me dejo de cháchara y os pongo los ingredientes, que me lìo a hablar y no hay quien me pare...


Y para la crema pastelera
  • 3 yemas
  • 2 huevo
  • 60 gramos de maizena
  • 120 gramos de azúcar
  • Medio litro de leche
Comenzamos con la crema pastelera. Batimos en un cazo las tres yemas, el huevo entero y el azúcar con ayuda de las varillas de mano. Diluímos la maizena en media taza de leche hasta que no queden grumos, y la añadimos al cazo junto con la leche restante. Llevamos al fuego (temperatura media) y removemos sin parar con unas varillas hasta que la mezcla espese. En menos de 5 minutos la crema está hecha y queda deliciosa. Reservamos y dejamos enfriar.

Mientras tanto, forramos un molde desmontable con la masa quebrada. La cubrimos con un poco de papel sulfurizado o albal, y encima ponemos algo de peso (yo uso alubias, guardo en un bote las que uso para hornear, que las tengo desde hace años. Espero no confundirme nunca y preparar un potaje con ellas...) Metemos en el horno (precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo) y horneamos durante 15 minutos. Quitamos el papel y el peso y horneamos durante dos minutos más. Sacamos y dejamos templar unos minutos. No apaguéis el horno todavìa.

Mientras la base se enfrìa, pelamos las manzanas y las partimos en láminas finas. Ahora vertemos la crema pastelera sobre la tartaleta de masa quebrada y distribuímos las láminas de manzana por encima, cubriendo toda la crema. Con ayuda de un pincel, pintamos con la mantequilla derretida la manzana e introducimos al horno durante 15 minutos aproximadamente, hasta que la manzana se dore un poco (cada horno es un mundo). Sacamos del horno (ahora sí lo podemos apagar) y dejamos que nuestra tarta se enfríe. Una vez fría, la pintamos con la mermelada de melocotòn, que le da mucho brillo y combina muy bien con la manzana. ¡A comer!



Ya veis que esta tarta es muy sencilla (y baratina...). La masa la podéis comprar hecha, pero os recomiendo que os atreváis a prepararla vosotros en casa, es muy fácil de hacer y queda siempre bien. Animaros a hacer este tipo de recetas, no pueden pasar al olvido con lo deliciosas que están. Como siempre, si tenéis dudas, sugerencias o comentarios sobre esta receta o el blog, escribidme a continuación. Y os recuerdo que podéis seguirme en twitter y en instagram (@mrmladablog/mrmladablog, respectivamente).

jueves, 7 de noviembre de 2013

Tarta de trufa

Hay tartas buenas y hay tartas buenìsimas. Hoy vamos con una tarta buenisisìsima (bueniiiiiiiiisima) y súper fácil de hacer. Ya sé que llevo un montón de recetas seguidas con chocolate (huesitos, brownie de chocolate blanco, galletas de nutella...) pero no he podido resistir la tentación de enseñaros esta tarta de trufa. Os prometo que no tiene ningún misterio y es de las de triunfar. El único problema de esta tarta es que puede resultar altamente adictiva, yo os aviso, y ya sabéis que quien avisa no es traidor (es avisador, como añadiría mi madre...).  Os digo los ingredientes y vamos al lìo.
 


  • Una lámina de masa quebrada (comprada o hecha en casa)
  • 220 gramos de chocolate de cobertura (mínimo 52% cacao)
  • 200 ml de nata para montar (35% materia grasa)
  • 65 gramos de mantequilla

Cubrimos un molde desmontable con la masa quebrada. La tapamos con papel sulfurizado y ponemos encima garbanzos (o similar, algo que pese un poco) para que la base no suba en el horno. Horneamos la tartaleta durante 15 minutos con calor arriba y abajo a 180 grados. Luego quitamos el peso y metemos al horno tres minutos más destapado para que se dore un poco. Retiramos del horno y dejamos enfriar.

Mientras tanto, colocamos en un cazo la mantequilla, el chocolate y la nata y cocinamos a fuego muy suave hasta que se fundan completamente y se integre todo, sin dejar de remover para que no se os queme. Dejamos que se temple.

Cuando la crema de chocolate esté atemperada, la vertemos sobre la tartaleta y metemos en la nevera durante al menos 12 horas. Tened paciencia, porque pasado ese tiempo vais a poder disfrutar una tarta de trufa de chuparse los dedos (buenisisísima o bueniiiiiiiisima, como os decía al principio)



Os recomiendo que probéis a hacer vosotros mismos la masa quebrada: es muy sencilla de hacer y siempre queda perfecta. Si os apetece, podéis anadir unas gotas de zumo de naranja o un poco de su ralladura a la trufa, le aportan un toque delicioso. Animaros a hacer esta tarta, si tenéis invitados van a disfrutar (y vosotros quedaréis muy bien...) Como siempre, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario acerca del blog o de esta receta, escribidme a continuación, os contestaré enseguida.

Otras recetas que os van a gustar: trufas de chocolate, espirales de nutella y brownie de chocolate blanco. ¿Qué sería de nosotros sin chocolate?

domingo, 3 de noviembre de 2013

Huesitos caseros

Seguro que todos habéis comido alguna vez un huesito, esa galleta hecha de capas de barquillo rellenas de crema de cacao y recubiertas de chocolate. Pues hoy vamos a hacer una versión casera que de sabor no tiene nada que envidiar a los originales. Además, son muy fáciles de preparar y en un "volao" las tenemos listas. La idea de estos huesitos la saqué del blog Mayte en la cocina, aunque mi versión es bastante distinta porque yo los relleno de ganache. Sin embargo hoy estoy especialmente contenta porque la crema la he tenido que improvisar y ha salido de rechupete, mejor imposible. Estaba segura de que tenía un brick de nata en la nevera para preparar la ganache, pero cuando he ido a cogerlo habìa desparecido. Debe haber sido cosa de los duendes del frigorífico (son primos hermanos de las hadas de la lavadora, que nos roban los calcetines y nos dejan nuestros pares favoritos desparejados, seguro que los conocéis...), así que me he puesto a mezclar un poco de esto y un poco de aquello. Y madre mía, no me podía haber salido mejor la jugada, ¡está deliciosa! A partir de ahora esta crema se va a convertir en uno de mis básicos, ya estoy pensando recetas donde usarla. Bueno, me dejo de cháchara. Os digo los ingredientes y comenzamos a cocinar.

receta huesitos caseros
  • 200 gramos de chocolate para postres (yo negro 70% cacao, pero podéis usar con leche)
  • 5 cucharadas soperas de leche condensada
  • 5 cucharadas soperas de leche
  • Dos cucharadas soperas de almendra molida (opcional)
  • 2 paquetes de obleas para helado de corte
  • 200 gramos de chocolate de cobertura (yo he usado negro, pero usad con leche si os gusta más)

Comenzamos derritiendo el chocolate en el microondas, poniéndolo a intervalos de pocos segundos y revolviendo cada vez. Lo dejamos templar un poco y añadimos la leche condensada y la leche, y lo mezclamos con las varillas de cuchilla (la minipimer, para que nos entendamos...). Nos quedará una crema similar a la nutella. Si os apetece darle un toque especial, poned la almendra molida y batid de nuevo hasta que esté perfectamente integrado. 

Untamos una oblea con nuestra crema, tapamos con otra oblea, untamos de nuevo y asì hasta tener cuatro capas de barquillo (comenzando y terminando con obleas). Introducimos en la nevera unos minutos para que se endurezca un poco. Sacamos del frigo y cortamos las obleas del tamaño que queramos (yo las he partido en tres trozos cada una, tranquilos que no se rompen).



Derretimos en el micro el chocolate de cobertura y bañamos las obleas rellenas hasta que queden totalmente cubiertas. Las colocamos en una rejilla para que escurra el excedente de chocolate. Las metemos un poquito en la nevera para que el chocolate se endurezca y ¡voilá! Ya tenemos nuestros huesitos, a disfrutar.
 
receta huesitos caseros

Si queréis darle un toque especial a la crema, añadidle una cucharadita de licor de avellana o baileys, le da un gusto muy rico (siempre y cuando no vayan a comer niños, que la liamos...). La crema que os sobre guardadla en la nevera, con unas tostadas está buenísima (o a cucharadas tal cual, viva el vicio). Por supuesto, podéis rellenar las obleas con ganache o con nutella, aunque os recomiendo que probéis la crema que os enseño hoy porque es especial. Espero que os guste la receta y que os animéis a hacerla. Como siempre, si os apetece hacer algún comentario sobre la receta o el blog, escribidla a continuaciòn, me encanta leeros. ¡Ah! Y ahora podéis seguirme en twitter @mrmladablog, tenéis una petaña a la derecha de la pantalla para hacerlo.

Otras recetas que os van a gustar: espirales de nutella, brownie de chocolate blanco o galletas de oreo. ¿Cuál es vuestra preferida?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...