domingo, 2 de noviembre de 2014

Bizcocho mármol de vainilla&chocolate


En la vida, cada día,  hay que tomar muchas decisiones difíciles. ¿Café o té? ¿Me compro ese jersey tan bonito en negro o en azul? ¿O directamente en los dos colores? ¿Llevo paraguas o me arriesgo a dejarlo en casa? (Esto puede parecer una decisión banal y poco frecuente para quienes no viváis en Bilbao, pero aquí hay días que es cuestión de vida o muerte...) ¿Hago un bizcocho de vainilla o de chocolate? Es una pena que todas las decisiones no sean tan sencillas como esta última, porque, ¿para qué elegir si podemos quedarnos con los dos?

Hoy os traigo un bizcocho riquísimo con dos sabores que combinan perfectamente entre sí. Es facilísimo de hacer y queda muy jugoso y súper vistoso; perfecto para cualquier desayuno o merienda (o para ambos, por aquello de no tener que decidir...). Además. se prepara en un pis pas, así que voy a dejar de enrollarme y os cuento cómo hacer este riquísimo bizcocho anti-decisiones. Comienzo con los ingredientes:


  • 3 huevos
  • 200 gramos de azúcar
  • 175 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de harina
  • Medio sobre de levadura
  • 1 pizca de esencia de vainilla
  • 150 gramos de chocolate (yo he usado chocolate con leche y almendras)


Ponemos en un bol la mantequilla en pomada (es decir: blandita, pero no derretida) y el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee. Podemos hacerlo con varillas de mano, pero si tenéis eléctricas mejor, así no se os cansa tanto el brazo. Añadimos los huevos uno a uno, mezclando hasta que el anterior se integre completamente antes de añadir el siguiente. Es importante en este punto batir muy bien: cuanto más aire introduzcamos en la masa, más esponjoso nos quedará el bizcocho.

Tamizamos la harina junto a la levadura y la sal y las añadimos a la mezcla anterior. Con suavidad y con movimientos envolventes trabajamos hasta que se integre todo completamente y no queden grumos. 

Pasamos la mitad de esta masa a otro bol. En una de las mitades añadimos la esencia de vainilla y en la otra echamos el chocolate derretido (podemos hacerlo en el microondas en apenas un minuto: lo calentamos a máxima potencia en intervalos de 15 segundos, removiendo cada vez, hasta que este listo), y de nuevo, mezclamos con suavidad.


Engrasamos el molde escogido y vertemos ambas masas, alternándolas para que nos quede ese efecto mármol. Cuando tengamos ya los dos sabores en el molde, os recomiendo pasar un tenedor para mezclar aún más las masas, pero con cuidado, que si nos pasamos no se diferenciarán los dos colores del bizcocho.

Metemos el molde en el horno, que como siempre tendremos precalentado, a 180 grados con calor arriba y abajo. Horneamos hasta que comprobemos que el bizcocho está completamente hecho, calculad unos 40 minutos. Para comprobar que nuestro bizcocho está listo, podemos introducir un palillo; si sale seco, lo sacamos del horno. Dejamos que se temple antes de desmoldarlo, ¡y a comer!


Algunos consejos:
  • Yo he usado chocolate con leche y almendras, pero podéis usar chocolate negro o con leche sin frutos secos, a vuestro gusto.
  • Si queréis darle un toque aún más chocolateado, podéis añadir una cucharada de cacao en polvo sin azúcar a la masa de chocolate. 
  • Os recomiendo que le pongáis unas nueces. me encanta el toque que le dan a los bizcochos. Cualquier otro fruto seco también le va bien, le da un toque crujiente muy rico.
  • A la masa de vainilla podéis añadirle también un poco de ralladura de limón o de naranja.

Este bizcocho os va a encantar, queda riquísimo y da muy poco trabajo. Es perfecto para desayunar acompañado de un café o para merendar, con un vaso de leche, siempre delicioso. Si os animáis a prepararlo, mandadme una foto para ver lo buenísimo que os queda, sabéis que me hace mucha ilusión. Aprovecho a recordaros que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha.

13 comentarios:

  1. me había asustado con el comienzo y las decisiones importantes.. jajajajajaja. me encanta el bizcocho mi niña. bsotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj, me gusta ponerle intriga a la cosa...Muchas gracias Myriam!
      Un besote

      Eliminar
    2. jajaj, me gusta ponerle intriga a la cosa...Muchas gracias Myriam!
      Un besote

      Eliminar
  2. Qué rico!!!
    Y que pinta más jugosa tiene... He visto las onzas de chocolate y he empezado a salivar jejejejjejeje
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ana! El chocolate es lo que tiene, provoca una salivación importante... ;-)
      Un besote guapa

      Eliminar
  3. Que pintaza!!! con esa cobertura crujiente , dan ganas de llevarselo todo todo, delicioso seguro, auinnnnsss que nos encanta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Graciassss! La verdad es que está delicioso, en mi casa triunfa!! Un besote enorme!

      Eliminar
  4. Una elección acertada , sin duda!! Un bizcocho rico y estupendo para la merienda. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que llega el frío, un trocito de este bizcocho con un vaso de leche calentita, un café o un chocolate a la taza es la merienda ideal!!
      Un besote Elisa

      Eliminar
  5. Da igual con qué lo acompañes, café o té. Este bizcocho tiene que estar riquísimo
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Malena. Mal está que lo diga yo, pero está muy bueno...
      Un besote guapa

      Eliminar
  6. Hola preciosa,
    Que buena pinta tiene tu marmolado, es uno de mis favoritos y en cuanto puedo lo hago para incarle el diente. Una pinta estupenda

    ResponderEliminar
  7. mmmm que rica la mezcla, los marmolados quedan super chulos y con esa mezcla de sabores tiene que estar buenísimo.Un beso,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...