jueves, 30 de enero de 2014

Tarta mousse de frutos rojos

Jimena, la hija de mi prima Mercedes (Tusa para  la familia), cumple en unos días un añito y sus padres quieren celebrarlo con una tarta digna de tal acontecimiento. Como vivimos un pelín lejos (ella en Sevilla y yo en Bilbao) no puedo prepararla yo, así que mi prima me ha pedido la receta de una tarta que sea fácil fácil. Me dijo que la preparación de la tarta tenía que cumplir dos requisitos: no necesitar horno y ser (reproduzco literalmente las palabras de mi prima) de primero de repostería.

Me puse a pensar para dar con la tarta perfecta para Jimena y tras darle unas vueltas decidí que la mejor era una tarta mousse de frutos rojos, cuyo sabor me recuerda un montón a los petit suisse. Además, es muy suave, ideal para una niña pequeña. Espero acertar y que la tarta les guste, sobre todo a Jimena, porque me ha dicho mi prima que si la niña se la come me pone un piso, me hace de criada y no sé cuántas cosas más, así que hay mucho en juego. Ingredientes y nos ponemos manos a la obra con esta tarta de primero de repostería.


Para la base:
  • 1 tubo de galletas maría o digestive (unos 200 gramos)
  • 60 gramos de mantequilla
  • 3 o 4 cucharadas de mermelada de frutos rojos (o frambuesa, fresa, arándanos, mora...)

Para la mousse:
  • 500 ml de nata para montar (mín. 35% mat. grasa)
  • Bote y medio de mermelada de frutos rojos, 600 gramos aprox. (aunque al igual que en la base podéis usar la que más os guste)
  • Medio vaso de leche
  • 8 hojas de gelatina

Para decorar:
  • Fresas
  • 50 gramos de chocolate negro
  • 50 gramos de chocolate blanco

Comenzamos preparando la base, que es súper sencilla de hacer. Partimos las galletas por la mitad y las trituramos hasta covertirlas en migas. Yo uso la picadora, pero si no tenéis no hay problema: meted las galletas en una bolsa de plástico (las de congelar son buena opción) y liaros a golpes con un rodillo hasta hacerlas (literalmente) polvo. No se tarda mucho y además es muy desestresante, ya veréis. Siempre podéis imaginaros las cara de alguien en la bolsa de galletas... 

Derretimos la mantequilla en el microondas y la vertemos sobre las galletas trituradas y mezclamos bien hasta que las dos cosas estén bien integradas. Lo mejor es hacerlo con las manos. Distribuímos esta masa de galletas sobre un molde desmontable, presionando para que quede una base compacta. Echamos tres cucharadas de mermelada por encima (yo he usado una casera de mora, pero utilizad la que más os guste) y la extendemos bien por toda la base de galleta. Guardamos en la nevera mientras preparamos la mousse.

Vamos con la mousse. Cortamos las hojas se gelatina en tres trozos y los ponemos en un recipiente cubiertos de agua fría para que vayan hidratándose. Mientras ponemos la nata en un bol amplio y la montamos a punto de nieve con las varillas eléctricas. A la hora de montar nata, dos cosas importantes: que la nata esté bien fría y el recipiente totalmente limpio y seco. 

Cuando la nata esté montada, añadimos la mermelada (yo he usado mitad de fresa y mitad de mora) en varias veces: echamos un poco, batimos, echamos más y batimos de nuevo. Cuando hayáis mezclado toda la mermelada probadlo: si queréis, poder añadir un poco más de mermelada, a vuestro gusto. 

Calentamos la leche en el microondas medio minuto y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Mezclamos hasta que la gelatina esté completamente disuelta y lo echamos sobre la nata (colándolo para evitar que nos pase algún trocito de gelatina) mientras batimos. Cuando la leche esté integrada con la nata, vertemos la mezcla sobre la base de galleta. Alisamos un poco la superficie de la mousse y metemos la tarta a la nevera durante al menos 5 horas.

Para la decoración he hecho unas fresas cubiertas con chocolate súper fáciles. Ponemos cada chocolate en un bol y los derretimos en el microondas, calentándolos a intervalos de pocos segundos y removiendo cada vez. En menos de un minuto está listo. Ahora tan solo tenemos que introducir las fresas en el chocolate, escurrir un poco el sobrante y colocarlas sobre una fuente cubierta de papel sulfurizado. Esperamos a que se endurezca el chocolate (si queréis podéis meter las fresas un minutín en el frigo) y ya tenemos las fresas preparadas.



 A la hora de montar la tarta, muy fácil. Pasamos un cuchillo por el borde del molde y desmoldamos con cuidado la tarta. Colocamos nuestras fresas encima y ya está. ¡Tarta lista!



 Ya veis que es una tarta muy fácil de hacer. Si queréis, la base la podéis hacer con bizcocho, también queda muy rica. Ya os he dicho que yo he usado mermelada de mora y fresa  porque tengo botes caseros en casa, pero podéis usar la que más os guste. Para una niña como Jimena yo recomendaría de fresa, arándano o frutas del bosque, porque las de mora y frambuesa tienen pepitas e igual a los peques de la casa no les gusta tanto. Para la decoración he optado por unas fresas con chocolate, pero hay multitud de opciones: poner fresas solas, colocar alguna otra fruta, un poco más de mermelada. Yo en Navidad preparé esta tarta (fue una de las cuatro que hice...) y como no había fresas naturales la decoré con gominolas de fresa y mora. Esta es una buena opción para decorar tartas para niños, pero es importante que las pongáis justo antes de llevar la tarta a la mesa porque si no las gominolas se ablandan.

Espero que esta la tarta os haya gustado, y que muchos os animéis a hacerla (sobre todo tú Tusa). Como siempre, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario escribidme a continuación, os contestaré de mil amores. Os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, tenéis el enlace un poco más arriba.

domingo, 26 de enero de 2014

Magdalenas rellenas con mermelada de frambuesa. El Asaltablogs

La entrada de hoy es muy especial. El blog Gastroandalusi me ha invitado a participar este mes en El Asaltablogs, una iniciativa que consiste en que los blogs "asaltantes"  tienen que "asaltar" un blog elegido al azar y copiar una de sus recetas. Pues bien, como os contaba, esta receta es muy especial porque este mes el blog asaltado es Bocadillo Suculento, creado por Carolina. Hace unas semanas su marido nos sorprendió con la triste noticia de su fallecimiento, así que nuestra intención es brindarle un homenaje de todo corazón. Esperemos que donde esté, disfrute viéndonos preparar y degustar sus recetas. Yo, de todos los platos del blog (salados y dulces, todos buenísimos y con unas fotos impresionantes) me he decantado por estas magdalenas rellenas de frambuesa porque me parecen riquísimas. Os digo los ingredientes y comenzamos a cocinar.


  • 175 gramos de harina
  • 125 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 125 ml de aceite
  • 60 ml de leche
  • Medio sobre de levadura
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de lima o de naranja
  • Mermelada de frambuesa para el relleno
  • Azúcar glass y coco rallado (una cucharada o dos de cada) para decorar.

Comenzamos separando las yemas y las claras en dos boles distintos (que sean amplios). Por el momento reservamos las claras. Ponemos el azúcar con las yemas  y batimos (con las varillas de mano o las eléctricas, lo que prefiráis) hasta que crema blanquee.

Añadimos la ralladura de naranja o lima, el aceite y la leche y volvemos a mezclar con las varillas. Agregamos la pizquita de sal y la levadura con la harina (mejor si las tamizamos primero) y, de nuevo, batimos hasta tener una masa homogénea.

Cogemos las claras que teníamos reservadas y las montamos a punto de nieve (ahora sí os recomiendo usar las varillas eléctricas). Cuando estén listas, las echamos al bol con la mezcla anterior y trabajamos con movimientos envolventes hasta que las claras estén completamente integradas.

Colocamos las tulipas de papel dentro de moldes para magdalenas o cupcakes (para evitar que se abran durante el horneado) y las llenamos hasta la mitad de masa. Metemos al horno (precalentado, 190 grados con calor arriba y abajo) durante aproximadamente 15 minutos, hasta que nuestras magdalenas estén hechas (podéis hacer la prueba del palillo: si las pincháis con un palillo o alfiler y sale seco, están listas).


Las dejamos enfriar y, una vez frías, pasamos a rellenarlas con la mermelada de frambuesa. Podéis usar una jeringuilla (así nos recomienda Carolina hacerlo) o como lo he hecho yo (no tenía jeringuilla): sacamos un trozo de la parte superior de la magdalena con un sacabocados o un cuchillo, ponemos una cucharada de mermelada en el hueco y tapamos de nuevo con la "tapa" de magdalena. Por último, las espolvoreamos con azúcar glass y coco rallado. Realmente deliciosas.




Espero que estas magdalenas os hayan gustado tanto como a mí. Perdonad que las fotos no hagan justicia a la receta original, las de Carolina eran infinitamente mejor. Ojalá este pequeño homenaje haga saber a su familia y amigos que eramos muchos los blogueros que admirabamos su trabajo.

Como siempre os digo, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario sobre esta receta o el blog, escribidme a continuación, me encanta leeros y saber qué os parecen mis recetas. Y os recuerdo que podéis seguir el blog también en Facebook, tenéis en enlace aquí a la derecha.

sábado, 25 de enero de 2014

Gominolas de cava con fresones. Reto Alfabeto Dulce

Después de ingrediente escogido en el mes de diciembre para el Reto Alfabeto Dulce por Ariadna, del blog All in One, los pistachos, pensaba que este mes tocaría algo más "usual". La Elegida este mes para decidir ingrediente ha sido Raquel del blog Reich Sweet, con la letra C. Os propongo una cosa: pensad un ingrediente dulce que comience por la letra C. Como el 99% de los mortales, os habrán venido a la cabeza alimentos como el chocolate, el café o incluso los cacahuetes. Pues Raquel ha decidido ir un paso más lejos y ha escogido el cava (también valía el champan). Ojiplática me quedé cuando lo leí. ¿Cava?

La verdad es que, tras la sorpresa inicial, el cava me parece una buenísima elección porque, no nos engañemos, si esto se llama Reto Alfabeto Dulce tiene que ser precisamente eso, un reto. Así que me puse a pensar qué postre (que no fuera un sorbete) podía preparar. Tras pensarlo un poco, me decidí por hacer unas gominolas de cava y acompañarlas de unos fresones. Rico, fácil y rápido. Os digo los poquitos ingredientes necesarios y comenzamos.


  • 250 ml de cava (o champán)
  • 50 ml de zumo de naranja (mejor si es natural)
  • 7 hojas de gelatina neutra
  • 50 gramos de azúcar
  • 200 gramos de fresas o fresones

Empezamos hidratando la gelatina. Para ello, cortamos las hojas en dos o tres trozos y los ponemos en un recipiente cubiertos de agua fría durante cinco minutos. Pasado este tiempo, preparamos el zumo de naranja y lo calentamos un poquito en el microondas. Escurrimos muy bien las hojas de gelatina y las añadimos al zumo de naranja, mezclando con una cuchara (o mejor aún, directamente con las manos) hasta que la gelatina esté completamente disuelta.

Abrimos la botella de cava y echamos 250 ml en un bol. Añadimos el zumo de naranja (es conveniente colarlo antes) y revolvemos hasta que se integren los dos líquidos completamente. Repartimos esta mezcla en moldes para bombones o similar, la dejamos reposar unos minutos y luego la metemos en la nevera para que las gominolas cojan consistencia, doce horas mínimo. No seais impacientes y respetad el tiempo, que si no las gominolas no van a quedar perfectas. Si no tenéis moldes de bombones, no hay problema: verted el cava sobre un recipiente que no sea muy grande (calculad que lo ideal es que cubra un centímetro del fondo).

A la hora de ir a degustar nuestras gominolas, muy fácil: las desmoldamos, las pasamos por azúcar y las colocamos sobre un fresón partido por la mitad.  Si no habéis usado moldes de bombones, desmoldad la gelatina y cortadla en cuadraditos. ¡Listo para servir!



Ya veis que es un postre muy sencillo, resultón, y muy ligerito. El cava combina genial con la fresa y el azúcar que recubre las gominolas le resta acidez. Además, se puede preparar el día anterior, para que el mismo día solamente tengamos que cubrirlas en azúcar y cortar las fresas. Por supuesto, también podéis comer las gominolas solas o acompañarlas de otra fruta: frambuesas, gajos de mandarina... la que más os guste. Este postre es ideal para quienes estéis pensando en organizar algo especial para San Valentín. Si se lo preparáis a vuestra pareja seguro que le encanta...  

Ya estoy deseando ver el ingrediente del próximo reto. ¿Con qué nos sorprenderán esta vez? Como siempre, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario sobre esta receta o el blog, no dudéis en escribirme a continuación.

domingo, 19 de enero de 2014

Tejas de almendra

Hoy os traigo un postre muy rico y muy facilito de hacer. Pensaréis que siempre digo lo mismo, pero la verdad es que me gusta enseñaros estas recetas fáciles y rápidas, porque la mayoría de veces no disponemos de demasiado  tiempo para  encerrarnos en la cocina. Pero mejor que mejor, sobre todo si el resultado es tan rico como el de hoy.  Bueno, que yo me lio a hablar y ni os digo qué vamos a preparar: tejas de almendra.

¿Conocéis estas pastas? Son unas galletitas muy finas y crujientes que tienen forma de teja (de ahí les viene el nombre, y son típicas de Tolosa...). Aquí es muy común comerlas de postre en las sidrerías: después de la tortilla de bacalao, el chorizo a la sidra, el txuletón a la brasa (y varias cosas más), llega el postre: membrillo con queso y tejas de almendra. Riquísimas... Os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.

  • 2 huevos
  • 70 gramos de harina
  • 60 gramos de mantequilla en pomada
  • 60 gramos de azúcar glass
  • Un puñadito de almendra cruda (en trocitos o, mejor aún, en láminas)

Comenzamos, que en un pis pas tenemos la masa. Separamos las claras y las yemas y, con ayuda de las varillas eléctricas, montamos las claras a punto de nieve. Por el momento, las reservamos. Ponemos el azúcar glass con las yemas en otro bol y batimos hasta que la mezcla blanquee (podemos usar las varillas de mano o las eléctricas, lo que prefiráis). Añadimos la mantequilla en pomada y, de nuevo, batimos hasta obtener una crema uniforme.

Ponemos la harina (mejor si la tamizáis primero para que quede bien fina) y mezclamos hasta que la harina se haya integrado por completo y no queden grumos. Por último, añadimos las claras que tenemos montadas y con una cuchara (ya no nos hacen falta las varillas) hacemos movimientos envolventes hasta tener la masa perfectamente ligada.

Cubrimos la bandeja del horno con un papel sulfurizado o silicona. Ponemos una cucharada (o cucharada y media) de masa sobre ella y con la misma cuchara la expandimos un poco dándole forma redondeada (del tamaño de la boca de un vaso más o menos). En el horno crecen un poquito y además, según salen hay que trabajarlas muy rápido, así no hagáis más de cuatro a la vez. Espolvoreamos los círculos de masa con la almendra y metemos la bandeja al horno (precalentado a 180 grados cin calor arriba y abajo) a media altura hasta que los bordes se doren (unos 8 ó 10 minutines). 

Cuando estén listas, sacamos la bandeja del horno y rapidamente despegamos las pastas con ayuda de una espátula (cuidadín no os queméis) y las colocamos sobre un rodillo para que cojan la forma característica. Las dejamos enfriar y ¡voilá! Tenemos unas tejas de almendra perfectas.



¿Qué os han parecido? Están buenísimas, probadlas que os van a encantar. Os recomiendo que trabajéis con dos bandejas a la vez y que, según saquéis una del horno, metáis la otra. Si no disponéis de rodillo para darles forma, usad una botella o algo similar y, si no, dejadlas tal cual, lisitas, que están igual de ricas... Son perfectas tanto para finalizar un menú de sidrería como para acompañar una taza de café, lo que se os ocurra. Y no os olvidéis de guardarlas en un bote bien hermético, porque si no, al ser una masa con una alta proporción de mantequilla, enseguida se quedan blandas.



De nuevo, como siempre os digo, si tenés alguna duda, sugerencia o consulta sobre esta receta o el blog, dejadme un comentario a continuación. me hacen muchísima ilusión cada una de vuestras palabras.

miércoles, 15 de enero de 2014

Cookies de M&M

Me encantan las galletas, tanto prepararlas como comerlas. Supongo que a estas alturas esta confesión no os pillará desprevenidos, porque la verdad es que he publicado cantidad de recetas de galletas en el blog. El otro dìa me llamó mi hermana y me contó que había preparado las cookies con trocitos de chocolate para llevarlas al trabajo (anda que no tienen que estar contentos sus compis ni nada...) y me dió envidia. Tanta, que no pude resistirme a preparar yo también unas cookies, aunque esta vez un poco diferentes a las tradicionales con pepitas de chocolate: cookies con M&M.

Los M&M me encantan, con ese corazón de cacahuete recubierto de chocolate. Cada vez que voy al cine con mi sobrino Lander no pueden faltar en nuestra bolsa de chuches. Son una tradición para nosotros, y es que la primera vez que le llevé al cine se asustó mucho (era muy pequeño y nada más comenzar los trailer se echó a llorar gritando que se quería ir) y la única manera de consolarle fueron los M&M. Cada vez que los como me acuerdo de ese día... Estas cookies de hoy están requetebuenas. A los niños les encantan, y no nos engañemos, a los adultos también. Las preparo desde hace mucho y siempre salen genial. La receta original es de la web pequerecetas, aunque he añadido algunos cambios. Os digo los ingredientes que necesitamos y comenzamos.

  • 150 gramos de harina
  • 60 gramos de mantequilla en pomada
  • 1 huevo
  • 100 gramos de azúcar blanquilla
  • 75 gramos de azúcar moreno
  • 1 pizquita de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 100 gramos de m&m
  • Un puñadito de cacahuetes o algún otro fruto seco (opcional)

Comenzamos. Veréis qué receta más fácil. Ponemos en un bol los dos tipos de  azúcar y la mantequilla en pomada (es decir, un poquito blanda: sacadla de la nevera un buen rato antes de poneros con la masa o, si se os olvida sacarla con antelación, metedla en el microondas durante 4 segundos, pero solamente cuatro segundos, eh?). Batimos muy bien hasta que la crema resultante blanquee, y añadimos el huevo. De nuevo batimos hasta que esté completamente integrado. Podemos usar las varillas de mano, no es necesario utilizar las eléctricas.

Tamizamos la harina  y la levadura y las añadimos al bol junto la pizquita de sal, y mezclamos bien con las varillas hasta que no queden grumos. Echamos la esencia de vainilla y batimos de nuevo. Ahora ponemos los m&m (y el fruto seco escogido si queremos) y, con ayuda de una cuchara, los mezclamos y los repartimos bien por toda la masa de cookies.

Cubrimos una bandeja de horno con papel sulfurizado, silicona o sylpax y vamos poniendo encima cucharadas de masa. Es necesario que separéis bien cada cookie porque luego en el horno se expanden un montón. Intentad repartir bien los M&M entre todas las galletas. Metemos la bandeja al horno (previamente calentado a 190 grados con calor arriba y abajo) a media altura y horneamos hasta que se doren un poco (unos 12 minutos, aunque ya sabéis que cada horno es un mundo). Cuando estén, las sacamos, las dejamos enfriar un minutín en la misma bandeja y las pasamos a una rejilla para que se enfríen por completo. Ya tenemos nuestras cookies listas y en un santiamén.

  

Estas galletas están deliciosas. Son muy crujientes y los M&M combinan genial. Además ya veis que son súper fáciles de hacer, son ideales para pasar una tarde en la cocina en compañía de los peques de la casa. Si queréis que el color de los M&M quede más intenso, no los mezcléis con la masa: poned las cucharadas de masa sobre la bandeja y colocad por encima los M&M. En cuanto se enfríen, guardadlas en una lata hermética para que se conserven bien crujientes, aunque no van a durar mucho, ya os aviso. El primer día han volado más de la mitad, incluída la maxi cookie que he hecho, del tamaño de un plato de postre. Ya sabéis, ande o no ande... 



Como siempre os digo, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario acerca de esta receta o del blog, escribidme aquí abajo. Y os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, tenéis aquí arriba a la derecha una pestaña con el enlace. ¡Animaros!

viernes, 10 de enero de 2014

Pantxineta


En mi familia nos reunimos bastante a menudo para celebrar los cumpleaños, nos encanta reunirnos alrededor de una buena mesa y disfrutar de sobremesas muy largas. Ya os podéis imaginar a quién le toca encargarse del postre (y yo encantada, para qué os voy a mentir...). Entre unos y otros, solemos juntarnos alrededor de veinte personas, así que normalmente preparo dos o tres tartas, ya sabéis, mejor que sobre... Desde hace un tiempo, una de las tartas que no puede faltar es la pantxineta. Ay de mí como se me ocurra no hacerla...

Pantxineta


En mi familia nos reunimos bastante a menudo para celebrar los cumpleaños, nos encanta reunirnos alrededor de una buena mesa y disfrutar de sobremesas muy largas. Ya os podéis imaginar a quién le toca encargarse del postre (y yo encantada, para qué os voy a mentir...). Entre unos y otros, solemos juntarnos alrededor de veinte personas, así que normalmente preparo dos o tres tartas, ya sabéis, mejor que sobre... Desde hace un tiempo, una de las tartas que no puede faltar es la pantxineta. Ay de mí como se me ocurra no hacerla...

martes, 7 de enero de 2014

Churros. Reto Laura Real

Mis mejores recuerdos son de Laredo, un pueblo de Cantabria con una playa enorme. De pequeña siempre pasaba allí los veranos, desde el mismo día en que nos daban las vacaciones hasta el día antes de volver de nuevo al colegio. Ìbamos todos los primos y allí estabamos con mis abuelos, que eran capaces de lidiar sin problemas con siete nietos. Unos cuantos días cada verano incluso venían mis primos de Palencia. Entonces nos juntábamos màs de veinte y la casa se convertía en un auténtico piso patera:  turnos para las comidas, chicos durmiendo en colchonetas en el suelo... ¡Ya os podéis imaginar! Sin embargo, como os decía, en aquella casa pasé muchos de los mejores momentos de mi vida y tengo unos recuerdos muy bonitos: ir a coger chirlitas a la playa, andar horas y horas en bici, los platos combinados para la cena de los viernes, el helado que me compraba mi abuelo todas las tardes de sábado en la heladería al lado de la iglesia...

Os preguntaréis a qué viene esta entradilla tan melancólica (tirando a cursi-ñoña...). No lo he podido evitar al ver la receta de este mes del Reto Laura Real que os propone Yolanda del blog La cocina de una bancaria estresada. Y es que unos de los recuerdos que tengo de aquellos veranos son los churros que nos preparaba mi abuelo muchas mañanas para desayunar. ¡Qué ricos estaban! Ya os conté en la receta de los coquitos que mi abuelo Pepe es un gran cocinero-repostero y siempre se ha encargado de las comidas familiares, y allí no podía ser menos. Levantarse y oler los churros era genial, cogíamos fuerzas para pasar toda la mañana en la playa.

Como os podéis imaginar, a la hora de hacer los churros le pregunté a mi abuelo Pepe, el experto, y he hecho esta receta según sus indicaciones. Por eso, no les he puesto levadura como indicaba la receta que nos ha mandado Yolanda porque, según mi abu a la masa de los churros nunca se les ha puesto levadura (en algo se tenía que nota que las recetas de Yolanda están sacadas de un libro de levadura Royal, ¿no?). El día de Año Nuevo le pedí a mi abuelo su churrera, y poco le faltó a mi yaya para presentarse en mi casa con, a falta de una, dos churreras. ¡Menudo tesoro! Una tendrá cincuenta años, y la otra rondará los treinta mínimo y la compraron en los Almacenes Laredo por 1600 pesetas. La caja en la que viene no tiene  precio, con el slogan "la puede usar hasta una niña". Madre mía... Aún así, la que he usado es ésta y la verdad es que funciona muy bien. Os aseguro que guardaré las dos como oro en paño porque, como os he dicho, son dos pequeños tesoros. Bueno, creo que por hoy ya me he enrollado bastante (seguramente habré batido algún record...) asì que ingredientes y nos ponemos a cocinar.


  • 2 vasos de harina
  • 2 vasos de agua
  • Media cucharadita de sal
  • Aceite abundante para freir los churros
  • Azúcar (una cucharada o dos)


Vais a ver que la receta es muy fàcil y se prepara en nada. Vamos, que no hace falta madrugar para desayunar unos ricos churros con chocolate. Ponemos el agua en un cazo, añadimos la sal y lo ponemos al fuego. Ponemos la harina en otro cazo aparte (o recipiente que aguante el calor, nunca uséis cristal) y cuando el agua rompa a hervir, la vertemos de una vez sobre la harina. Comenzamos a remover todo con una cuchara de palo y continuamos hasta que no queden grumos de harina (dos minutines, no hace falta más).

Ponemos una buena cantidad de aceite en una sartén y lo ponemos a calentar a fuego fuerte. Mientras, ponemos la masa en la churrera y en cuanto el aceite esté caliente, vamos haciendo directamente los churros sobre la sarten. No hagáis muchos de una vez que son vuelta y vuelta y si no los primeros se os van a quemar. Cuando estén dorados por ambos lados, los sacamos a un plato con papel absorvente unos segundos y seguido los pasamos a una fuente donde los espolvoreamos con abundante azúcar. ¡Listos!
 



Sólo falta preparar un buen chocolate a la taza, que no hay nada mejor para acompañar a los churros. Receta muy facilita, ya veis. Para quienes no tengáis churrera (o un abuelo que os pueda prestar una o dos...) usad una manga pastelera pero que sea fuerte porque la masa es bastante dura, pero tened muchísimo cuidado, porque si en la masa quedan bolsas de aire al ponerlos en el aceite caliente pueden reventar en la sartén. Yo no sabía esto (siempre he visto hacerlos con churrera) pero Jose, un seguidor del blog me ha avisado para que no corráis peligro... Mil gracias Jose.

Con la cantidad de masa que he usado salen un montonazo de churros, así que si no tenéis en casa a desayunar o merendar a un equipo de fútbol es suficiente, porque lo bueno es comérselos recien hechos. Aún así, si queréis hacer más cantidad, es muy fácil, recordad que siempre hay que usar la misma cantidad de harina que de agua. Espero que os animéis a hacer vuestros churros caseros, os aseguro que no tienen ni punto de comparación con los comprados.

La churrera de mi abuelo con la que he hecho los churros. La caja no tiene desperdicio...



Si queréis echar un vistazo a las propuestas del resto de participantes del reto os dejo aquí el enlace. Como siempre os pido, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario, dejadla a continuación. Muchas gracias por dedicarme un minutín de vuestro tiempo. 

viernes, 3 de enero de 2014

Discos de chocolate, frutos secos&arándanos

¿Qué tal habéis entrado en el 2014? ¿Os comistéis las doce uvas? Pasada la Nochevieja, ahora nos toca esperar a los Reyes Magos, que están al caer y vienen cargados (espero...) de muchos regalitos. Con l@s niñ@s sin cole, seguro que la propuesta de hoy os encanta, porque es muy fácil de hacer y es perfecta para tener entretenidos a los peques.

Pueden hacerla sol@s, no hay más peligro que algún manchurrón de chocolate en la cocina (un daño colateral que bien merece la pena con tal de tener sentados a los pequeños monstruos de casa un rato...) y son unas chocolatinas deliciosas. Si le ponéis unas pocas a los Reyes Magos junto a una taza de leche (o un vasito de vino, que nunca viene mal para reponer fuerzas del largo viaje desde Oriente...) seguro que se ponen muy contentos... Os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


  • 150 gramos de chocolate negro fondant
  • 150 gramos de chocolate blanco fondant
  • 100 gramos de frutos secos variados (yo he usado nueces, almendras, avellanas y nueces de macadamia, pero usad los que más os gusten)
  • 30 gramos de arándanos deshidratados

Vais a ver que la receta no es fácil, si no facilísima. Ponemos el chocolate negro en un bol y lo derretimos en el microondas, poniéndolo a intervalos de 30 segundos y removiendo cada vez. Cuando el chocolate esté listo (no nos hará falta más de un minuto, es muy rápido) lo dejamos enfriar un minutín y mientras, forramos una fuente con un trozo de papel de horno.

Con una cucharilla ponemos montoncitos de chocolate sobre el papel y los cubrimos con los frutos secos y los arándanos, combinándolos como más os guste. Si los arándanos son muy grandes, partidlos por la mitad, y los frutos secos podéis ponerlos enteros o picaditos en trocitos más pequeños, como prefiráis. Cuando acabemos con el chocolate, metemos la fuente unos minutos en la nevera para que el chocolate se endurezca. Repetimos el proceso, esta vez con el chocolate blanco. Ya tenemos listas nuestras chocolatinas de frutos secos&arándanos. Ricas, ¿verdad?



 
 
La receta ya veis que es súper sencilla (casi casi ni se puede llamar receta...) y podéis dejar a los niñ@s que la hagan solos y que comiencen a trastear en la cocina. Que dejen volar su imaginación y que las hagan a su gusto: pueden poner galletas troceadas, otro tipo de frutos secos o incluso lacasitos o conguitos. Les va a encantar, ya veréis. 

Bueno, quienes hayáis entrado en el blog por la receta ya podéis dejar de leer porque ahoraos voy a contar rapidamente que Nisa del blog iRecetas me ha concedido el Liebster Award, un premio que se dan unos blogueros o otros para difundir blogs con menos de 200 seguidores que creen interesantes. 


 Me toca contestar a las preguntas que me plantea Nisa, intentaré ser breve que ya sabéis que tengo tendencia al enrolle...

1.- ¿Tienes mascotas?
No, no tengo.

2.- ¿Cuál es tu postre navideño preferido?
Uff, qué difícil... Igual me decantaría por algún turrón o por las trufas de la pastelería Arrese. Mis trufas de chocolate y de chocolate&baileys están muy buenas, pero las de Arrese son espectaculares de verdad.Y este año he probado una tarta de piñones que creo que se va a volver un clásico.

3.- ¿Te gusta leer? ¿Cuál es tu libro favorito?
Me encanta leer, paso muchísimo tiempo con un libro entre las manos. Decir sólo un libro es imposible, porque además me gustan casi todos los géneros. Así a botepronto diría Los pilares de la  tierra o El Hobbit, aunque si pienso un poco me vendrán a la mente un montonazo de libros. ¡Ah! Y los de Harry Potter...

4.- ¿Cuál es tu serie favorita?
Ahora mismo me río un montón con Modern Family. Pero hay tantas series buenas...

5.- Un juguete/recuerdo de la infancia.
¿Un recuerdo? Cualquiera de los veranos que pasé en Laredo.

6.- ¿Cómo sueles pasar la Nochevieja?
Ceno con mis abuelos, mi ama, mi hermano, mi cuñada y mis sobris Lander y Ariane en casa de mis abuelos. Comemos las uvas (que casi todos los años me toca pelar antes...) y luego salimos al balcón a oir los petardos. Abrimos un par de botellas de sidra El Gaitero, que no puede faltar. Y suelo terminar la noche saliendo a tomar una copa para comenzar bien el año.

7.- Planes o deseos para el 2014
Virgencita, virgencita, que me quede como estoy... A este año le pediría sobre todo que a mi gente le sonría la suerte y que sus nuevos proyectos salgan adelante.

8.- ¿Deporte favorito?
Ufff... Si soy sincera, no soy nada deportista. 

9.- Una comida que te gustaría probar y que no has tenido oportunidad de hacerlo.
Las angulas o el caviar (casi nada, ¿eh?). Y me gustaría muchísimo probar algún plato de Adriá.

10.- ¿Dulce o salado?
Aunque parezca mentira con el blog que tengo, generalmente me suele apetecer más salado. Aunque cuando el cuerpo me pide chocolate más vale que haya a mano porque si no...

11.- ¿Qué te llevó a abrir el blog?
Necesitaba hacer algo con lo que sentirme a gusto y pensé que una forma de lograrlo era compartir mis cosillas dulces en un blog. Acerté.

He intentado ser breve para no aburriros demasiado. Ahora, mi lista de blogs premiados. Tatatachán (redoble de tambores):
  1. Curry y chocolate
  2. All in One
  3. Reich Sweet
  4. Chocodulceando
  5. Cook the cake
  6. Dulce Evasión
  7. Dulces placeres de Gema
  8. Gastrocenicienta
  9. Tartaliciosa
  10. Vainilla y azahar
  11.  El cajón desastre de Maggie

Y mi lista de preguntas
  1. ¿Tienes herman@s?
  2. ¿Qué cuidad te haría especial ilusión visitar?
  3. ¿Qué plato aprendiste primero a cocinar?
  4. ¿Playa o montaña?
  5. ¿Cuál es la primera película que viste en el cine?
  6. ¿Cuál era tu merienda favorita de pequeñ@?
  7. ¿Colacao o nesquick? ¿Coca cola o pepsi?
  8. ¿Prefieres echarte la siesta en la cama o en el sofá?
  9. ¿Para qué personaje de ficción cocinarías?
  10. ¿Cuál es tu fruta favorita?
  11.  ¿Qué cosas no pueden faltar en tu bolso?
Enhorabuena a los 11, espero que os haga ilusión. Y ya, para terminar, os contaré que hoy estoy doblemente contenta porque, a parte de este premio, he llegado a los 500 seguidores en la página de facebook del blog. ¡Txuju! Muchas gracias a tod@s: a los que seguís el blog, a los que sois fan de Mrmlada blog en FB, a los que os tomáis un minuto para dejar un comentario...

Por hoy me despido. Espero que os animéis a hacer esta receta y, como os digo siempre, si tenéis alguna duda o sugerencia, dejadme un comentario que prometo contestar enseguida. Os recuerdo que estamos de sorteo, apuntaros ya los despistados que ha comenzado la cuenta atrás. Tenéis el enlace aquí arriba a la derecha. ¡Feliz semana!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...