Mermelada de kiwi. Reto Alfabeto Dulce


Seguro que ya sabéis qué toca hoy. Sí, eso es, hoy, como cada día 25, aquí vengo con mi receta para el Reto Alfabeto Dulce. Este mes nuestro ingrediente estrella debía comenzar con la letra W, aunque por la dificultad para encontrar un ingrediente que comenzara por esa letra, Ana, la organizadora de este reto hizo una excepción y permitió eso que dicen en Pasapalabra de "contiene la w" y, al final, el ingrediente escogido ha sido el kiwi. Me encanta el kiwi, así que la elección me ha parecido perfecta, salvo por una razón: no puedo ni probarlo. Sí, soy alérgica al kiwi: es comer un pedazo y se me duermen la boca y la lengua de tal manera que puedo pasar por una sesión del dentista sin necesidad de anestesia. En fin, que no se puede ser perfecta... 

He barajado muchas opciones (las tartas de crema pastelera y frutas como ésta con uvas, pera, mandarina y kiwi que os enseñé hace tiempo están buenísimas) pero al final he decidido hacer honor al nombre del blog y preparar una mermelada. La verdad es que soy una loca de las mermeladas, en temporada hago mas de veinticinco tipos de mermelada diferentes, y esta de kiwi es una de las que no falla. Es una verdadera pena que yo no pueda ni catarla... En fin, por una vez me conformaré con contaros cómo preparar esta deliciosa mermelada para que la preparéis vosotros mismos y podáis disfrutar a mi salud de unas ricas tostadas untadas con un poco de mantequilla y (mucha) mermelada de kiwi. Os aseguro que esta vez he sufrido sacando las fotos, sin poder probar ni un poquitín de esta delicia... En fin, os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


  • 1 kilo de kiwis
  • 350 gramos de azúcar
  • El zumo de medio limón
  • El zumo de media naranja


Comenzamos pelando los kiwis y troceándolos en pedacitos pequeños. Los ehamos en una cazuelita y agregamos los zumos de limón y naranja y el azúcar. Ponemos a calentar a fuego medio y cocinamos durante cuarenta o cuarenta y cinco minutos minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se queme.

Transcurrido este tiempo, trituramos la fruta con ayuda de la batidora. A mi personalmente me gustan las mermeladas no demasiado pasadas y no me importa dejar algún pedazo de fruta entera, pero si preferís una mermelada más fina triturad la fruta completamente.

Ponemos de nuevo el cazo al calor (ahora con fuego bajo) y cocinamos durante otros diez o quince minutos, removiendo casi constantemente porque enseguida se pega a la cazuela.

Para saber si la mermelada está en su punto, cogemos una pizca con una cuchara y la vertemos en un plato; si se mantiene firme, ya la tenemos lista. Si veis que la mermelada está aún demasiado líquida y se "desparrama" en el plato, seguimos cocinando durante unos minutos más. Cuando logremos el punto perfecto nuestra mermelada está lista. Retiramos del fuego y listo. A continuación os explico cómo conservar ésta y otras mermeladas para poder guardarlas y disfrutar de ellas cuando queramos.


¿Cómo conservar las mermeladas caseras?

Una vez tengamos la mermelada hecha, tenemos varias opciones de conservación. La más sencilla es echarla en botes de cristal (bien lavados y secos) y guardarla en la nevera. Al tratarse de una preparación con una gran cantidad de azúcar dura bastante tiempo en el frigorífico sin problema. Si queréis que la mermelada os dure mucho más tiempo (hasta un año), será necesario que realicemos un proceso de envasado al vacío. Hay varios y muy sencillos, os explico los más comunes.
  1. Vertemos la mermelada aún caliente en los botes (como os he dicho antes, bien limpios y secos) y los cerramos rápidamente con las tapas. Seguido, colocamos los botes boca abajo y los mantenemos así durante 48 horas para que se haga el vacío.
  2. Otra manera de conservar las mermeladas hechas en casa es cocer los botes al baño maría. Al igual que hacíamos en el método anterior, vertemos la mermelada caliente en los botes y los cerramos bien fuerte. Los colocamos en una cazuela, los cubrimos de agua y ponemos a calentar a fuego fuerte. Una vez rompa a hervir el agua mantenemos en el fuego durante al menos quince minutos. Pasado este tiempo, con mucho cuidado, sacamos los botes del agua y los dejamos enfriar.

Algunos consejos:
  • A mi me gusta que las mermeladas sepan a fruta y por eso no pongo mucha cantidad de azúcar. Si sois mas dulceros, añadid mas azúcar a la preparación.
  • Aprovechad para preparar vuestras mermeladas la fruta más madura. Cuanto más madura esté, mas dulce resultará la fruta y más sabrosa quedará la mermelada que preparemos.
  • Yo a esta mermelada le pongo un poco de zumo de naranja porque le da un punto muy rico y que combina genial con el kiwi, tenéis que probarlo.
  • A la hora de embotar es súper importante lavar perfectamente tanto los botes como las tapas. Yo, para asegurarme de que están completamente limpios los hiervo durante unos minutos.

Ya veis que preparar mermeladas caseras, como esta que os enseño hoy de kiwi o esta que os mostré hace tiempo de naranja, es muy fácil, y os aseguro que no tienen ni punto de comparación con las mermeladas comerciales. Además,a parte de estar tremendamente buenas, son perfectas para hacer un regalo especial a alguien. Así que animaros a preparar esta rica mermelada de kiwi y disfrutadla por mi; acordaros de enviarme una foto cuando la hagáis para poder ver lo buena que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, los enlaces los tenéis aquí mismo a la derecha.

Comentarios

  1. Seguramente el toque cítrico realzará el sabor del kiwwi. Explicación completísima.
    Besos Elena, hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/03/hoy-solo-para-mirar-comidas-divertidas.html

    ResponderEliminar
  2. Nunca he probado la mermelada de kiwi pero ya es hora de meterse en faena y hacerla en casa ¡qué buena pinta tiene la tuya!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Nunca he probado la mermelada de kiwi (tampoco me gustan demasiado las mermeladas) pero tiene una pinta de estar súper rica... kiwi... mmmm!!!!!
    Genial tu propuesta! ^_^
    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Esta es de mis mermeladas favoritas!! Mis papis tienen una planta de kiwis, y cuando entramos en cosecha... ¡¡hay que hacer algo con ellos!! Así que siempre hay mermelada de kiwi en casa!!

    ResponderEliminar
  5. ohhh con la afición que tenía yo antes a hacer mermeladas y nunca he probado la de kiwi!!me guardo tu receta que seguro que es una pasada!
    besitoss

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la mermelada de kiwi, nunca la he probado con zumo de naranja,pero la probaré. Seguro que está buenísima, con el aspecto que tiene yo diría que si! :)
    Un beso!
    Raquel

    ResponderEliminar
  7. Qué rica mermelada!!!
    Tiene un aspecto fantástico.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Qué rica esta mermelada, nunca la he preparado y creo que va siendo hora!!un beso

    ResponderEliminar
  9. La mermelada de kiwi está superior. Tengo que probarla con el zumo de naranja.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. mmm que ricoooo, me ha gustado mucho la receta debo hacerla si o si..... un abrazo
    carolina
    carriscupcakes

    ResponderEliminar
  11. Teniendo en cuenta cuál es el nombre de tu blog jeje no me extraña que te haya salido tan bien esta mermelada. Qué ricaaaa. Un besazo de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  12. Que buen aspecto tiene, te ha salido deliciosa!!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  13. Se ve deliciosa!! No la he probado nunca y tiene que estar muy buena!! A ver si me animo! Besotes, guapa!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.