martes, 7 de abril de 2015

Mini cheesecakes con frutos rojos


Aviso para navegantes: esta receta es totalmente adictiva. Si seguís leyendo, es bajo vuestra responsabilidad, porque os aseguro que os vais a enganchar a estas mini cheesecakes con frutos rojos. Lo tienen todo: se hacen en un pis pas, son súper sencillas de preparar y están tremendamente buenas. En mi casa, cada vez que las hago, se terminan en cuestión de horas: es imposible resistirse a ellas.

Cuando leáis la receta veréis que es realmente sencilla, pero para que os hagáis una idea, os cuento desde ya que la base se hace con obleas de empanadilla, así que ni siquiera hay que cortar la masa: se saca del envoltorio y ya está lista de usar. Además yo uso frutos rojos congelados, que se encuentran en cualquier supermercado y están muy bien de precio, aunque esta receta permite usar también fruta fresca si disponéis de ella. En fin, creo que lo mejor es que me ponga a explicaros cómo preparar estas cheesecakes ya mismo porque seguro que estáis deseando poneros el delantal y hacerlas. ¡Os van a encantar! Os digo los ingredientes y comenzamos.


  • 10 obleas de empanadilla
  • 1 huevo
  • 100 gramos de queso philadelphia
  • 90 gramos de azúcar
  • 100 ml de leche
  • 1 cucharada de harina
  • 25 gramos de mantequilla
  • Un puñado de frutos rojos (frescos o congelados) a vuestro gusto. En mi caso he usado frambuesas, arándanos y moras


Antes de comenzar, si usamos frutos rojos congelados, los sacamos del congelador para que se descongelen durante unos minutos antes de añadirlos a la masa. 

Cubrimos los moldes con las obleas de empanadilla. Yo he usado moldes para magdalenas de silicona, aunque podéis usar lo que tengáis en casa: flaneras de metal, moldes para cupcakes... lo único importante es que sean moldes ligeramente rígidos para que aguante bien la forma (las cápsulas de papel para magdalenas no servirían).

Echamos en un bol el huevo y el azúcar y mezclamos con unas varillas de mano. Añadimos la leche y el queso, que previamente habremos batido un poco para ablandarlo y suavizarlo.

Tamizamos la harina y la echamos a la mezcla anterior y mezclamos hasta que no queden grumos. Por último, añadimos la mantequilla derretida.

Vertemos la masa en los moldes cubiertos con la masa hasta llenarlos 3/4 del total. Repartimos unos cuantos frutos rojos en cada unos de nuestros cheesecakes. 

Metemos en el horno (precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo) hasta que las tartas cuajen. para que calculéis, en mi horno tardan en hacerse unos 12 minutos, aunque el tiempo dependerá del horno y del tipo de molde que uséis. Para comprobar que están listas, pinchadlas con un palillo, si sale seco, están listas. Las sacamos, las dejamos enfriar y ¡a comer!


Algunos consejos:
  • Como os he dicho antes, usad los frutos rojos que tengáis a mano: arándanos, moras, frambuesas, fresas troceadas, cerezas, grosellas... Esta receta permite multitud de opciones.
  • Con la cantidad de azúcar de la receta quedan, para mi gusto, con el punto justo de dulzor, pero si sois dulceros, añadid un poquito más de azúcar a la masa (100 o 110 gramos).
  • Si queréis hacer una cheesecake grande en lugar de mini cheesecakes no hay problema: cubrid un molde grande con una placa de hojaldre y listo. Eso sí, en ese caso, la tarta necesitará algo más de tiempo de horno.
  • Yo las como tal cual porque están riquísimas, pero podéis ponerles por encima un poco de chocolate fundido o de nata montada si os gusta.


Como habéis podido comprobar, no os he mentido al deciros que estas cheesecakes son muy sencillas de hacer y cuando las probéis veréis que tampoco os he engañado contándoos que están tremendísimamente ricas. Es una pena que no podáis alargar la mano y coger una a través de la pantalla del ordenador, tendréis que hacerlas sí o sí. Cuando las preparéis mandadme una foto para que vea lo deliciosas que os quedan. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis el enlace justo aquí mismo a la derecha.

16 comentarios:

  1. Son realmente deliciosas y con una pinta genial! gracias por la receta, eres una crack!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Increíbles! Yo creo que en casa no daría tiempo ni a terminar de desmoldarlas ¡tienen una pinta fabulosa!

    ¡Feliz y dulce día!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta tienen! Me lo apunto ya! Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues si que son fáciles y seguro que deliciosos, me gusta la idea. Sobre todo para una sobremesa que no tengas nada preparado.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un pedazo postre y la verdad es que se hacen en un pis pas!
      Un besote

      Eliminar
  5. Qué delicia de bocados, para meterlos de una vez y a disfrutar. Saludos, Conchi

    ResponderEliminar
  6. Guau, que buena pinta, y parece sencillo de hacer, tomo nota, gracias por la receta, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son súper fáciles de hacer, ya verás! Un besote

      Eliminar
  7. ¡Qué monada de tartaletas y qué sorpresa cuando las ofrezcas en tus picnics! ¡Me apunto la idea!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que sí tienen pinta de adictivas, pero pese a tus consejos me temo que voy a probarlas, tienen una pinta deliciosa. Besos

    ResponderEliminar
  9. Mmmm que buena pinta, son unos bocaditos de lo más deliciosos, me encantan tus mini tartitas. Un besito,
    el baúl de las delicias

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...