Cheesecake fría con gelatina de frutos rojos


Como cada 25 de mes, aquí estoy con mi propuesta para el Reto Alfabeto Dulce que organiza Ana del blog Cook the cake. Este mes nuestro ingrediente tenía que comezar por la letra "t" y, ese ha sido, tal cual, el ingrediente escogido: el té. De tal letra, tal ingrediente. La verdad es que me gustan mucho las infusiones, aunque quizá lo que menos tome sea té. Me encantan la manzanilla (sí, bebo aunque no me duela el estómago), el anís, la menta poleo... y sobre todo las infusiones y tés de sabores, que durante el verano no faltan en mi nevera bien fresquitas. Y es por lo que he optado: en mi receta, he usado una infusión de té de frutos rojos. No es el té clásico, pero aceptáis pulpo como animal de compañía, ¿verdad?

La receta de hoy es todo un clásico, un cheesecake sin horno, pero renovado, ya que lo he coronado con una gelatina infusión de frutos rojos. Perdonad que lo diga yo, pero queda espectacular. Esta infusión en concreto tiene un sabor súper intenso a frutos del bosque y combina perfectamente con la tarta de queso. Además, aparte de estar tremenda, se trata de una elaboración muy sencilla y sin horno, que con estos calores no apetece mucho encenderlo, ¿verdad? Así que en lugar de contaros lo buena que está la tarta, mejor os digo los ingredientes y la hacéis vosotros mismos. Vamos a la faena.


Para el cheesecake:
  • 200 gramos de galletas maría o digestive
  • 60 gramos de mantequilla
  • 200 ml de nata
  • 100 gramos de azúcar
  • 5 hojas de gelatina
  • 500 gramos de queso fresco natural batido
  • 60 ml de leche

Para la gelatina de frutos rojos:
  • 175 ml de agua
  • Una infusión de frutos rojos
  • 3 hojas de gelatina
  • Azúcar o edulcorante al gusto

Para decorar:
  • Una cucharada de mermelada de fresa 
  • Unos frutos rojos variados: cerezas, arándanos, frambuesas... al gusto
 

Comenzamos con la tarta de queso. Trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo. Yo lo hago con la picadora, pero si no tenéis podéis usar un método igual de efectivo (y mucho más desestresante...): metemos las galletas en una bolsa y las atizamos con un rodillo hasta tenerlas listas. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con las galletas hasta tener una masa manejable. Si es necesario, podéis añadir una pizca más de mantequilla derretida o un par de cucharadas de leche para terminar de ligar la mezcla. La distribuímos por el fondo de nuestro molde (os recomiendo que useis uno desmontable), presionando bien para que nos quede una base firme. Metemos en la nevera mientras seguimos con la tarta.

Ponemos las gelatinas en agua fría para que se vayan remojando. Por otro lado, montamos la nata con las varillas (mejor con las eléctricas) y la reservamos en la nevera un ratito hasta que la necesitemos. Ponemos en otro bol el queso, el yogur y el azúcar y batimos todo bien hasta que se integre todo totalmente.

Calentamos la leche unos segundos en el microondas y echamos la gelatina previamente hidratada y bien escurrida. Removemos hasta que la gelatina esté totalmente disuelta y lo añadimos poco a poco a la mezcla de queso. 

Integramos la nata montada, con movimientos envolventes para que baje lo menos posible (esto lo hacéis mejor con una cuchara o espátula), y cuando tengamos una masa bien lisa, la vertemos sobre la base de galleta. Metemos el molde en la nevera unas horas para que solidifique.


Vamos con la gelatina de té de frutos rojos. Antes de nada, ponemos las hojas a remojo en agua fría. Mientras tanto, calentamos el agua en el microondas y, cuando esté bien caliente, añadimos el sobre de infusión y lo dejamos reposar un par de minutos. Sacamos la bolsita, añadimos azúcar (o edulorante) al gusto y las hojas de gelatina bien escurridas. Removemos bien hasta tener todo completamente disuelto y dejamos enfriar, removiendo de vez en cuando.

Hacemos unos cuantos cortes en la superfice de la capa de queso de la tarta con un cuchillo o con un tenedor (esto va a ayudar a que se integren mejor las dos capas) y vertemos con suavidad el té. Guardamos en la nevera de nuevo unas horas para que la gelatina se endurezca.

Pasado ese tiempo, la tarta estaría lista para comerla: sólo tenemos que pasar un cuchillo afilado por el borde del molde y desmoldarla con cuidado. Pero para darle un toque aún más rico (y dejarla preciosa) vamos a decorarla un poco en dos minutos. Vertemos una cucharada de mermelada en el centro de la tarta y colocamos por encima los frutos rojos que hayamos escogido. Yo he puesto cerezas y arándanos rojos y negros. Ahora sí, sólo nos queda cortarla y disfrutar. ¡Que aproveche!


Algunos consejos:
  • La decoración que os muestro es solo una de las muchas opciones. Como os decía, podéis comerla tal cual, sin decorar; o decorarla a vuestro gusto: usando otra mermelada, otras frutas...
  • La infusión que yo he usado es del Mercadona, de las infusiones que tienen para hacer con agua fría, pero usad la que soláis tomar; eso sí, que tenga un sabor potente. Si no queréis usar una infusión, podéis hacer el mismo procedimiento con zumo, por ejemplo (calentamos el zumo y añadimos la gelatina remojada y escurrida; dejamos enfriar y vertemos sobre la tarta).
  • Es importante que dejéis los tiempos de reposo que indico para que la tarta cuaje bien y para que no se mezclen las capas.
  • Yo uso queso fresco batido, pero se puede hacer igualmente con queso fresco tipo Burgos, requesón, philadelphia... A mi el sabor del queso fresco natural batido me gusta mucho y me parece que queda muy bien, pero usad el que tengáis en casa. 
 

Como veis, aunque la explicación de la preparación parezca un poco larga (ya sabéis que yo siempre me enrollo, soy incapaz de resumir...) esta tarta es muy sencilla de preparar. Perfecta para terminar una comida veraniega: fresquita y súper ligera. Antes de que os deis cuenta habrá volado... Además se puede dejar preparada el día antes, así que podéis disfrutar de la mañana en la playita (o en la montaña, en la piscina, en una terracita tomando algo...) y luego llegar a casa y disfrutar de esta ricura. Vamos, que no hay excusa para no hacerla... Cuando os animéis, mandadme una foto para que vea lo bien que os queda, me hace muchísima ilusión. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, los enlaces los tenéis justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Buenísimo!!!
    Y unas fotos preciosas... Ya es sabida mi pasión por los cheesecakes :)
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Las fotos no son ninguna maravilla, pero la tarta es taaaaan bonita que sale preciosa ;-)
      Un besote

      Eliminar
  2. Que pintaza Elena, ese cheesecake te ha quedado de lujo, felicidades !!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias! La verdad es que queda preciosa :-)

      Eliminar
  4. Que pasada, tan bonito te ha quedado... Menuda presentación de lujo!

    ResponderEliminar
  5. Muy bonita y tiene que estar riquisimo, yo también he usado té de frutos rojos...jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que está tan rico... Yo estoy enganchada!
      Un besote

      Eliminar
  6. Oooooooooooooooh que bonita y que buenísima opción la de usar gelatina de frutos rojos en vez de mermelada, (más que nada porque de esto si puedo tomar yo y me puedo hacer una tarta con queso batido pero 0%... oye, lo mismo me sale y todo... jejejeje!!). Me la guardo y te digo ^_^
    La decoración me encanta y me parece que te ha quedado una tarta de lo más cuqui (aparte de lo rica que tiene que estar, se ve deliciosaaaaaa... mmm!!!
    Una súper aportación al reto de este mes, es fantástica!!!
    Besotes!! ^_^
    PD: ¿De que tamaño es el molde que has usado? Gracias!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Maria Amparo! La verdad es que es bastante ligera, entre el queso batido y la gelatina... El molde es pequeño, de 15 centímetros de diámetro; aunque no se aprecia demasiado en las fotos queda una tarta bastante alta. Puedes hacerla con las mismas cantidades en un molde mas pequeño: te quedará un poco más baja pero igual de rica.
      Un besote

      Eliminar
  7. Me mataste con esta receta!! te quedo espectacular esta tarta, me enloquecen las tartas de queso, son mi perdicion'!! creo que eso digo con todo lo dulce jeje pero siempre elijo primero una cheesecake y esta, asi como la has preparado se ve fabulosa!!
    besitos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Elena,
    Que fresquista y rica, enhorabuena por tan rico asalto, besos y abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.