miércoles, 10 de febrero de 2016

Pulla, brioche finlandés de cardamomo. Reto Reposteras por Europa


Como cada día 10, nos toca preparar las maletas para nuestra cita con el Reto Reposteras por Europa que todos los meses organiza Pili del blog Tothom a la Cuina. Esta vez tenemos que abrigarnos mucho mucho porque nuestro destino es nada más y nada menos que Finlandia, uno de los países más fríos de Europa (imaginaos, en 1985 llegaron a la "agradable" temperatura de -50,4 grados). 

Otra vez más he necesitado investigar nuestro destino porque no tenía mucha idea acerca de la cultura, costumbres y gastronomía finlandesa (menos mal que tenemos a San Google siempre dispuesto a echarnos una mano). Os confesaré que no he buscado demasiado porque, en cuanto descubrí esta receta en la web Directo al Paladar sentí un auténtico flechazo, fue amor a primera vista. Se trata de un pan dulce (o, más bien un bollo tipo brioche) llamado "pulla" que lleva cardamomo. ¡Qué ricura!

Y es que últimamente estoy súper enganchada a hacer panes y masas dulces de este tipo. Al principio dan respeto pero poco a poco he ido perdiéndoles el miedo y, aunque aún no soy ninguna experta (ni mucho menos) cada vez estoy más contenta con los resultados. La elaboración que os indico sirve tanto para hacer este bollo a mano o a máquina: he probado de las dos maneras y el resultado es igual de rico (aunque claro está, a mano siempre cansa un poquito más, pero tampoco mucho, ya veréis). Respecto al cardamomo, se comercializa de dos maneras: molido o entero (son unas vainas pequeñas verdes con unas semillas negras en su interior); yo he usado la segunda opción porque es la que he encontrado pero cualquiera de las dos variedades nos sirve. Aclarado todo esto, creo que ya es hora de deciros los ingredientes que vamos a necesitar y ponernos manos a la masa.


  • 350 gramos de harina de fuerza
  • 12 gramos de levadura fresca de panadero
  • 135 ml de leche
  • 50 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla en pomada
  • 6 vainas de cardamomo verde
  • Dos huevos (uno para la masa y otro para pintar nuestros bollos)
  • Una pizca de sal
  • Un puñado de azúcar perlado
  • Un puñado de almendra laminada


Vamos a comenzar pelando las vainas de cardamomo para sacar las semillas interiores (es muy sencillo, es similar a pelar pipas). Colocamos las semillas en un mortero, las machacamos un poco y las ponemos en un cazo junto a la leche. Calentamos a fuego medio, sin que llegue a hervir, durante unos quince minutos, para infusionar el cardamomo y deje todo su sabor en la leche. Colamos y dejamos que se temple.

Cuando la leche esté templada, echamos la levadura y una cucharadita de azúcar y removemos bien la mezcla hasta que todo se disuelva. Ponemos en un bol amplio la harina, la sal y el resto de azúcar y agregamos la leche con la levadura. Añadimos el huevo y, por último, la mantequilla a temperatura ambiente en dados.

Comenzamos a amasar suavemente (si lo hacéis con las manos, os recomiendo que mantengáis todo el rato una limpia para poder sujetar el bol) durante 8 o 10 minutos, y dejamos reposar 5. Transcurrido este descanso, amasamos de nuevo unos minutos y dejamos reposar la masa otro ratito. Repetimos este proceso de amasado-reposo tres o cuatro veces, hasta que veamos que la masa está lisa y elástica. Os aseguro que, aunque pueda no parecerlo, en este paso es tan importante amasar como el reposo (el maestro panarra Ibán Yarza dice que el reposo amasa y es una verdad como una casa), así que nada de matarse a amasar como locos durante media hora seguida.


Hacemos una bola con la masa, la colocamos en un bol engrasado con unas gotas de aceite y lo tapamos con papel film. Dejamos reposar la masa un buen rato, hasta que la masa aumente y se infle. No os digo tiempo porque depende un poco del calor y de la humedad, pero yo este tipo de masas las suelo dejar, ahora en invierno, de dos a tres horas (o incluso tres horas y media, tranquilos que no pasa nada si la dejamos más tiempo). Vamos, que nos da tiempo a ir de compras, a la pelu, a correr, al gimnasio, incluso a tumbarnos a la bartola un buen rato en el sofá... mientras la masa reposa.

Pasado este tiempo, pasamos la masa a la mesa de trabajo (engrasada con un pelín de aceite), la amasamos medio minuto suavemente para desgasificarla y, en este momento, podemos optar por hacer una pulla grande o dos medianas (en ese caso dividimos la masa en dos). Yo he optado por dividir la masa en dos: con una mitad he hecho una trenza mediana y con la otra cuatro bollitos redondos, a vuestro gusto.

Para hacer la trenza, dividimos la porción de masa en tres, formamos tres rollos delgados y alargados y los trenzamos. Colocamos nuestra trenza en la bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado (si hacemos varias pullas colocadlas bien separadas que crecen bastante) y dejamos reposar otro rato; esta vez no es necesario esperar tanto tiempo como al principio, con una hora será más que suficiente.

Pintamos la trenza con huevo batido y espolvoreamos con el azúcar perlado y con las almendras laminadas. Metemos en el horno (precalentado a 190 grados con calor arriba y abajo) hasta que el bollo se dore (el tiempo dependerá del tamaño de nuestras pullas). Cuando esté, la sacamos del horno y las dejamos reposar sobre una rejilla para que se enfríe. Seguro que el olor os tienta, pero esperad a que se templen para probarlas y disfrutar de todo su sabor. ¡Que aproveche!


Algunos consejos:
  • El cardamomo se encuentra en centros comerciales grandes, en herboristerías, en tiendas a granel... Como os decía, podéis encontrarlo en vaina (como ha sido mi caso) o molido: en ese caso, no hace falta infusionar la leche, basta con añadir media cucharadita a la masa. Si no encontráis cardamomo o no os gusta, podéis sustituirlo por una pizca de esencia de vainilla, de canela, ralladura de naranja o limón... 
  • En caso de no tener azúcar perlado, usad azúcar mojado para decorar vuestras pullas; para hacerlo sólo hay que poner en un cuenco dos cucharadas de azúcar y echar unas gotitas de agua. Las láminas de almendra le dan un toque muy rico pero también son algo opcional.
  • A mí para este tipo de masas me gusta más usar levadura fresca de panadero, pero podéis usar levadura liofilizada. En ese caso será suficiente con 4 o 5 gramos y la podemos añadir directamente a la harina sin deshacerla en la leche.


Menudo descubrimiento este bollo finlandés, queda delicioso. El cardamomo le da un sabor suave pero muy rico y queda súper esponjoso. ¡Me ha encantado! Además, a pesar de lo aparatosas que pueden resultar estas masas hay que perder el miedo y animarse con ellas, de verdad que el resultado es súper gratificante. Así que cuando hagáis este bollo finlandés mandadme una foto para que pueda ver lo rico que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

19 comentarios:

  1. Desde luego que es una ricura, no hay sino que ver esa miga tan esponjosa, me llevo la receta!!
    Besotess guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Hemos coincidido con la receta...a mí me ha encantado. Es una delicia, te ha quedado genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. buah que pasada!!es impresionante,jo me he quedado con muchisimas ganas de hacerla,creo que el próximo día voy a comprar cardamomo,me guardo bien cerquita tu receta y la preparo..que viendo vuestras creaciones se me hace la boca agua
    besotes!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que es una pasada y más si, cómo a mi, te encantan este tipo de masas/bollitos... mmmm!!!
    Con razón soy yo tan friolera si el año que nací llegaron a esa temperatura... jajajaja!!! Fíjate si influenció que el día que yo nací nevó aquí donde yo vivo (que hace frío pero la nieve ni la vemos)...jejejejejeje!!!
    Lo dicho, que me ha maravillado tu receta, es un amor!!! Felicidades!!!
    Bss!!!

    ResponderEliminar
  5. guaoooo que pinta, ya he visto este pan en diferentes entradas y la verdad es que apetece un montón, ha sido todo un acierto, un beso
    http://thecakequeenmadrid.blogspot.com.es/2016/02/molinillos-finlandeses-rellenos-de.html

    ResponderEliminar
  6. menuda pinta !!te ha quedado impresionante y el olor que quedo en la cocina....me encanta
    bs

    ResponderEliminar
  7. Guauuu!!. Me ha gustado mucho este brioche!. Yo también usé cardamomo en mi receta y me sorprendió mucho su aroma. Mo lo había utilizado nunca. Si quieres, te dejo mi enlace y ves mi aportación. Besos!
    MAIKA GRAU https://www.facebook.com/pages/Dulce-Pecadilla/385421668190969#

    ResponderEliminar
  8. menuda pinta, tu bollito es perfecto, una masa de 10! un beso

    ResponderEliminar
  9. Definitivamente se ve exquisito! Que pintaza!! a mi también me gusta mucho hacer masas en casa, no hay como el aroma que va escapando del horno mientras se hace el pan casero, que delicia! Y este pan tan aromático me encanta, sin duda también intentaré en casa :)
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  10. Que rico me lo apunto, me encanta hacer dulces para el desayuno o la merienda, o para tener listo para una visita, se ve con una pinta deliciosa, me falta encontrar el cardomomo, besitos.

    ResponderEliminar
  11. Se ve buenísima, hemos coincidido en receta, también ando descubriendo el mundo de panes y ando encantada, yo lo he hecho a mano, me gusta dar golpe a la masa jajaja, te han quedado super tiernos sin duda han sido un éxito total...
    Dulces Éxitos!
    Kim!

    ResponderEliminar
  12. Buenísimos este bollo tipo brioche tanto en forma de trenza con en forma de bollitos. Un acierto total.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Buf, te han quedado impresionantes!! Vaya pintaza!! Un besazo de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  14. Wowww!! Vaya miga!!! Esas pullas tienen una pinta estupenda!! Y además me encanta el cardamomo. En dos palabras: Im-presionantes!!! Besitos, preciosa!!

    ResponderEliminar
  15. lo que más me gusta es que cada cual le ha dado su estilo a la pulla y en forma de bollito es para morir de amor .. Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  16. Hola Elena... preciosas fotos de tu pulla... que bonita te quedo... y los bollitos también menuda miga! Un beso

    ResponderEliminar
  17. Elena, me encanta el sabor del cardamomo y estos bollitos han sido el gran éxito de este reto. Mi único "problema" que no me llevo bien con las masas, pero tendré que empezar a hacer amistad para no perderme estas maravillas.

    ResponderEliminar
  18. Elena menudo pancito te has marcado, adoro las masas levadas y ésta ha quedado fabulosa, qué migaaaaaaa...Amasar engancha y no importa si sale mejor o peor, lo importante es que el amor por ellas crece con cada elaboración.
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...