domingo, 27 de marzo de 2016

Natillas. El Asaltablogs


Como cada último domingo de mes, hoy paso por aquí para enseñaros la receta que he robado (con total alevosía) para El Asaltablogs. Esta vez el honor de ser nuestra vícima ha recaído en Marisa, alma mater del blog Thermofan. Antes de meternos de pleno en faena y ponernos a cocinar, he de deciros que si aún no conocéis este blog, no esperéis más y vayais ya mismo a verlo. Más de 700 recetas (se dice pronto...), la mayoría de ellas explicadas para hacerlas de manera tradicional y con Thermomix y, además, en el caso de las elaboraciones dulces, adaptadas para realizarlas con todo tipo de edulcorantes para personas diábeticas. ¡Un trabajo impresionante!

Os imaginaréis que, entre tanta receta, me he vuelto un poco loca para elegir qué llevarme de la cocina de Marisa. Al final he optado por una receta clásica, de las de toda la vida, de esas que le gustan a todo el mundo y que siempre triunfan: natillas. Aunque os digo desde ya que volveré a visitar el blog de Marisa porque me quedo con ganas de hacer más de una receta, no os penséis... Bueno, como siempre, ya me he enrollado bastante, así que os digo los ingredientes que vamos a necesitar y nos ponemos a cocinar.

 
  • 3 yemas de huevo
  • 600 ml de leche
  • 140 gramos de azúcar
  • Una cucharada de maizena (20-25 gramos)
  • Una vaina de vainilla o una cucharadita de esencia de vainilla
  • Un trocito de piel de naranja y otro de piel de limón
  • Un poco de canela para espolvorear (opcional)
  • Galletas maría (opcional)
 

Lo primero que tenemos que hacer es infusionar la leche con la vainilla y los cítricos. Para ello, ponemos la leche en un cazo, echamos la vainilla y las pieles de limón y naranja y la calentamos diez minutos a fuego medio (sin que llegue a hervir). Pasado este tiempo, retiramos del fuego, sacamos la vaina y las pieles y dejamos templar.

Mientras tanto, en otro bol, echamos las yemas y el azúcar y mezclamos. Ahora añadimos la maizena y batimos con las varillas de mano hasta que no queden grumos. Volcamos la leche (ya templada) sobre esta mezcla, batimos bien hasta que se integre totalmente y pasamos esta crema de nuevo al cazo.

Lo ponemos a calentar a fuego medio y cocinamos, sin dejar de batir con las varillas, hasta que las natillas espesen. Las repartimos en cuencos, boles o tazones y las dejamos enfriar antes de meterlas en la nevera. Para darles un toque aún más rico, antes de servirlas las espolvoreamos con un poco de canela o les ponemos una galleta. ¡Listo! ¡A disfrutar de estas bunísimas natillas caseras! 


Algunos consejos:
  • Si no tenéis vainilla (o si no os gusta) podéis infusionar la leche sólo con los cítricos o con un palo de canela, así quedan también muy ricas.
  • También quedan muy buenas si en el fondo del recipiente donde vayamos a servirlas ponemos un poco de caramelo líquido.
  • Si queréis saber cómo hacer estas natillas sin azúcar, visistad este enlace, Marisa explica perfectamente en su blog cómo sustituir el azúcar por edulcorante. 


Probad estas natillas caseras porque os aseguro que no tienen nada que ver con las comerciales. Además se hacen muy rápido, no llevan nada de trabajo y quedan estupendas, así que daros el capricho y probadlas. Cuando os animéis a prepararlas, mandadme una foto para que pueda ver lo ricas que os quedan. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram; tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derrecha. ¡Hasta la próxima receta!

8 comentarios:

  1. Como me gustan los postres tradicionales. Estas natillas caseras te han quedado de fábula, ya me están entrando ganas de meter la cuchara y llevarme un poquito de esa galleta cubierta de natillas... mmmh!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Chica, ha sido ver la galleta María y he tenido un flash del pasado!, cuando las galletas Maria tenían un destino más alto que el de ir directas a la leche con Nesquik y nadaban en el mar de las natillas hechas tal y como las cuentas, eso sí con azúcar que antes lo de los edulcorantes las mamis se lo pasaban por el forro, por lo menos la mía. Gracias por el revival !!
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  3. ¡Que ricas! Me encantan tus fotos y las natillas mas...jjj Gran asalto. Bs.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las natillas caseras, ese sabor a leche y vainilla me apasiona.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Elena, las natillas, sopà en mi vocabulario valenciano-familiar, son una prioridad en casa. Gracias por tus cariñosas palabras y por elegir esta receta.
    Unas fotos preciosas para una receta tan sencilla y querida.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Ummmm!!! Una receta de siempre que siempre nos gusta recordar. A quien no le apetecen unas ricas natillas con su galleta María.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  7. Ummmm!!! Una receta de siempre que siempre nos gusta recordar. A quien no le apetecen unas ricas natillas con su galleta María.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  8. No hay nada como un postre de toda la vida, hace un monton que no las preparo, mañana caen ¡Gran asalto! Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...