miércoles, 15 de junio de 2016

Fastelavnsboller, bollos daneses rellenos de nata y mermelada. Reto Reposteras por Europa


Ya estoy aquí con mi receta para el Reto Reposteras por Europa. Este mes el reto es especial porque comenzamos una etapa nueva. Os cuento: el mes pasado, tras celebrar el segundo aniversario, la organizadora del reto, Pili del blog Tothom a la Cuina nos comunicó que, por falta de tiempo, abandonaba el reto. A mí me dió muchísima pena porque ya sabéis que soy una fanática de los retos y este en concreto me gusta mucho. 

Afortunadamente, la tristeza me duró poco porque un par de días después Isabel, del blog Gotas de Azúcar y Vainilla, nos dijo que se hacía cargo ella de liderar el reto. ¡Yo encantada! El destino de este mes es Dinamarca y os confesaré que no tenía mucha idea (por no decir ninguna) sobre la repostería de este país. Así que me puse a investigar y cuando descubrí esta receta fue amor a primera vista. Se trata de unos bollitos súper esponjosos rellenos de nata montada y mermelada de frambuesa. ¡Una auténtica delicia! Ideales para desayunar o para la merienda, acompañados de un café, un colacao o un vaso de leche. No me enrollo más que ya es hora de ponerse a cocinar. Os digo los ingredientes y nos ponemos manos a la masa.


Para los bollos:
  • 120 ml de leche templada
  • 1 huevo
  • 50 gramos de azúcar
  • 20 gramos de levadura fresca de panadero
  • 375 gramos de harina de fuerza
  • Una pizca de sal
  • 110 gramos de mantequilla
  • 1 huevo batido para pintar los bollos

Para el relleno:
  • 200 ml de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • 40 gramos de azucar
  • 6-8 cucharadas de mermelada de frambuesa
 

Vamos a comenzar preparando la masa para los fastelavnsboller (a partir de este momento, los bollos, porque madre mía con el nombrecito...). Podemos hacerla a mano o con máquina amasadora; en ambos casos la elaboración es la misma: aunque con la máquina es menos engorroso, respetando los tiempos de descanso en el amasado no es una masa difícil de trabajar así que no os preocupéis.

Al lío. Calentamos la leche unos segundos en el microondas para templarla, añadimos una cucharadita de azúcar y la levadura, y removemos hasta que se integre todo. Echamos esta mezcla en un bol, añadimos el huevo y el resto del azúcar y mezclamos bien.

Añadimos la harina y la sal y amasamos hasta que la masa esté más o menos homogénea. en este punto, añadimos la mantequilla en pomada troceada, y volvemos a amasar, con un poco de paciencia, hasta que la masa absorba la mantequilla.

Como os he dicho  varias veces, en este tipo de masas es tan importante el amasado como el reposo, creedme. No es necesario que nos matemos a amasar (sobre todo si hacemos la masa a mano), ya veréis. Cuando la mantequilla se haya integrado por completo en la masa, dejamos descansar la masa dos minutos, y volvemos a trabajar la masa suavemnete otros cinco minutos. Dejamos reposar dos minutos, y amasamos durante otros cinco.

Repetimos este proceso de amasado-descanso cuatro o cinco veces, hasta que la masa esté bien elástica. En este punto, hacemos una bola con la masa, la colocamos en un bol engrasado con unas gotas de acite y lo tapamos con un poco de papel film. Dejamos reposar un par de horas, hasta que veamos que la masa ha crecido (el tiempo puede depender de la temperatura, de la humedad... tened paciencia).

Cuando la masa haya crecido, formamos bolitas (las mías de 50 gramos, parecen pequeñas pero luego crecen bastante) y las colocamos en la bandeja del horno, cubierta con papel sulfurizado, bastante separadas entre sí. Las tapamos con un trapo y, de nuevo, las dejamos reposar para que crezcan.

Cuando los bollitos hayan duplicado su tamaño, los pintamos con huevo batido y los introducimos en el horno (precalentado a 190 grados con calor arriba y abajo) durante más o menos 15 minutos, hasta que estén doraditos. Cuando estén, los sacamos y los dejamos reposar sobre una rejilla hasta que se enfríen.

Mientras nuestros bollos se enfríen, vamos con el relleno. Ponemos la nata bien fría en un bol y comenzamos a batirla con las varillas eléctricas. Cuando esté semi montada, añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta que esté bien firme.

Cortamos por la mitad los bollos (que ya estarán fríos) y distribuímos un poco de mermelada en cada uno. A continuación, echamos la nata (yo la he puesto con una manga pastelera, pero para no complicarnos podemos repartirla directamente a cucharadas). Sólo nos queda tapar los bollos con su otra mitad. ¡Listo! Deliciosos nuestros fastelansv... fastevisnb... ¡nuestros bollitos!


Algunos consejos:
  • En Dinamarca, estos bollos tradicionalmente se rellenan de mazapán, pero cada vez más se encuentran con otro tipos de rellenos, como este que os enseño hoy de nata y mermelada o crema pastelera.
  • La bollería casera es deliciosa, pero al no llevar ningún tipo de conservantes enseguida pierde frescura. Por eso, os recomiendo que los que no vayáis a comer en el día los congeléis sin rellenar: cuando queráis comerlos basta con sacarlos un ratito antes del congelador.
  • En Dinamarca y en otros países nórdicos es muy común usar cardamomo en los dulces: si os gusta, añadidselo a estos bollitos. Podéis ver cómo usarlo en este tipo de recetas aquí.


Estos bollos están increíbles, quedan súper esponjosos y la combinación de nata y mermelada de frambuesa es riquísima. ¡Tenéis que probarlos! Recordad, eso sí, enviarme una foto cuando los hagáis para que pueda ver lo buenos que os quedan. Por último, como siempre, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

16 comentarios:

  1. oi oi oi pero que pintaza!!que pecado de bollitos,acabo de comer y se me ha hecho la boca agua!Me encantan!
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo color el de estos fastelavnsboller, deliciosos para acompañar un desayuno a lo grande. La combinación con nata y mermelada esta para chuparse los dedos.
    Lindos y ricos!,
    besos y nos veremos en Luxemburgo ;)

    ResponderEliminar
  3. Que lindo color el de estos fastelavnsboller, deliciosos para acompañar un desayuno a lo grande. La combinación con nata y mermelada esta para chuparse los dedos.
    Lindos y ricos!,
    besos y nos veremos en Luxemburgo ;)

    ResponderEliminar
  4. Ummm, yo quiero uno, que deben estar de vicio!!!

    ResponderEliminar
  5. Te han quedado preciosos Elena, y esa combinación con la nata y la frambuesa uff ... no quiero pensarlo!! Se me hace la boca agua!!
    Gracias por esta estupenda receta y por participar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, tienen una pinta estupenda y con fresas ya me muero. Son mis favoritas¡ Un besazo de tu tocaya de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  7. Fantásticos Elena!!. Estos bollos son mi perdición!!
    MAIKA-DULCE PECADILLA

    ResponderEliminar
  8. Me gustan estos bollitos,tienen que estar muy rico.No conocia tu blog asi que me quedo por aqui y nos veremos mas veces.Besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bonitos tus bollitos! Seguramente están tanbién súper ricos. Con nata y mermelada se me antoja, pero debo admitir que también me da curiosidad probarlos con mazapán :D
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Si ya no podían estar más buenos, con esa nata están divinos!!
    Qué ricos ^^
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  11. Que vivan los bollos! se ven exquisitos hummm. Felicidades y muy bien explicados
    Un Beso!

    ResponderEliminar
  12. PArecen de pasteleria!!! pintaza total!! BBss en mi blog hay sorteo, no se si lo habrás visto, estas invitada!

    ResponderEliminar
  13. Llego tarde pero llego...
    Pero que cosa tan rica, me recuerdan a los suizos.
    Tienen que estar deliciosos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Que ricos estos bollitos Elena!! ♡ un beso

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...