jueves, 15 de septiembre de 2016

Hjónabandssaela (Icelandic happy marriage cake). Reposteras por Europa


Hoy nos toca abrigarnos. Chaquetón, bufanda, guantes y dos pares de calcetines, que nada me gusta menos que el que se me queden los pies fríos. Y no lo digo porque estemos a punto de comenzar el otoño, sino por que hoy nos vamos hasta Islandia de mano del Reto Reposteras por Europa que organiza Isabel del blog Gotas de Azúcar y Vainilla.

Otro mes más, me ha tocado investigar un poco porque no conocía apenas nada de la gastronomía islandesa. Pero bueno, es lo bueno de estos retos: te empujan a buscar información sobre países que, de no ser así, seguramente no harías y, aunque sea un viaje virtual, terminas conociendo muchas cosas de las regiones que visitamos. Yo esta vez he optado por una tarta que, en islandés tiene un nombre verdaderamente impronunciable y que en los países anglosajones se conoce como Icelandic Happy Marriage Cake (algo así como tarta islandesa de matrimonio feliz). Mi receta es un popurrí de cuatro recetas distintas: he cogido un poco de aquí y de allá para hacer mi propia happy marriage cake. La principal diferencia es que la tarta original islandesa lleva ruibarbo (solo o mezclado con otras frutas, en función de la receta que consultes), pero oye, mi versión ha quedado rica rica. Os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


  • 130 gramos de copos de avena
  • 150 gramos de harina
  • 60 gramos de azúcar blanquilla
  • 50 gramos de azúcar moreno
  • Un huevo
  • 200 gramos de mantequilla en pomada
  • Un bote de mermelada de fresa (unos 300 gramos)
  • Una manzana


Vamos a comenzar con la masa. Ponemos 100 gramos de copos de avena en la picadora o procesador de alimantos y los trituramos hasta que queden bien finos, con una textura similar al pan rallado. Lo echamos en un bol y añadimos los azúcares, la harina, el huevo batido y la mantequilla en pomada cortada en trocitos.

Amasamos con las manos todos los ingredientes juntos hasta que se integren. El resultado será una masa pegajosa y poco moldeable: tranquil@s, que no tenemos que estirarla con el rodillo ni nada similar. Añadimos los 30 gramos de copos de avena restantes.

Cubrimos la base y el molde del molde que hayamos escogido (os recomiendo que sea desmontable) teniendo en cuenta que tenemos que reservan un poco (1/3 o 1/4 del total de la masa) para hacer el cumble.


Vamos con el relleno. Pelamos la manzana y la cortamos en gajos finitos. Echamos dos o tres cucharadas de mermelada sobre la base de nuestra tarta y ponemos sobre ella la mitad de los gajos de manzana, bien repartidos. Cubrimos la manzana con otra capa de mermelada y, de nuevo, colocaos sobre la mermelada el resto de la manzana. Terminamos con una capa de mermelada. Esparcimos el resto de la masa sobre el relleno, de manera desordenada y sin taparlo por completo.

Metemos nuestra tarta en el horno (que tendremos precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo) y horneamos durante unos 35 minutos. Durante el horneado puede rebasar un poco la mermelada, es normal. Cuando esté lista, la sacamos y la dejamos reposar sobre una rejilla hasta que se enfríe. Este punto es importante, no seáis tan ansias como yo y esperad a que se enfríe para cortarla porque si no la mermelada se desbordará un poco, como podéis ver en mis fotos. ¡Nos toca tener paciencia! En cuanto se enfríe, ya podemos disfrutar de esta deliciosa hjónabandssaela. ¡Que aproveche!


Algunos consejos:
  • Usad la mermelada que más os guste: frambuesa, arándanos, frutos rojos... o incluso mezclar varias distintas. Y si tenéis de ruibarbo, pues mejor que mejor.
  • Una bola de helado de vainilla o de yogur o un poco de nata montada combinan súper bien con esta tarta.
  • Yo la próxima vez que haga esta tarta voy a añadir unos frutos secos picados a la masa para darle un extra crujiente. Nueces, avellanas o almendras combinan genial.

Esta tarta es muy sencilla y, sin embargo, el resultado es espectacular. Un masa que no necesita amasado, reposo ni estirarla con un rodillo y que queda súper crujiente; y un relleno tan sencillo como abrir un bote de mermelada y pelar y trocear una manzana. ¡No puede ser más fácil! ¡Animaos que os va a encantar! Recordad enviar una foto para que pueda ver lo buenísima que os queda, , me hace muchicisma ilusión. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta! 

6 comentarios:

  1. Ummm,me encantaría atraveaar la pantalla y poder probar un poquito, qué pintaza!!un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Me ha llamado mucho la atención! ¡Tiene muy buena pinta! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Fantástico postre. Se de lujo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues tengo avena en casa, así que ya sé que haré hoy, ¡jajajaja!

    Azúcar y Orégano

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de tarta!! con lo que me gusta a mi la avena... me la apunto!!
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...