Cheesecake de calabaza


Sin duda alguna, octubre es el mes de la calabaza. No sé si será por culpa de Halloween y la tradición americana de esas fechas de decorar calabazas (y nuestra manía por copiar todas las costumbres que vienen de fuera...) pero, para mí, es, junto a las castañas asadas, el elemento que más evoca al otoño. ¡Y además me encanta! Ese color tan bonito que tienen, el sabor dulce tan rico que le aportan a cada plato, la cantidad de formas de prepararla que existen... Una maravilla de la naturaleza.

Así que imaginaos la ilusión que me hizo cuando, hace unos días, me llamó mi abuelo Pepe y me dijo que un amigo suyo que tiene una huerta le había regalado un par calabazas y que me pasara por su casa a por una. ¡Yo encantada! Cuando la tuve en mi poder, lo primero que hice fue asarla y, con una parte preparé la tarta de queso que os traigo hoy. Llevo muchos años haciéndola y es una verdadera delicia, quienes la prueban repiten. Además esta vez la he acompañado con una crema de queso que le va súper bien, ya veréis qué tarta más rica. No me enrollo más, os digo los ingredientes* y nos ponemos a cocinar.  


Para la base:
  • 100 gramos de galletas maría
  • 50 gramos de mantequilla derretida
  • Una pizca de canela

Para el relleno:
  • 175 gramos de queso philadelphia
  • 90 gramos de azúcar blanquilla
  • 20 gramos de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 100 ml de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • 150 gramos de puré de calabaza asada
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Una cucharadita de canela molida
  • Una pizca de nuez moscada (opcional)

Para decorar la cheesecake:
  • 100 gramos de queso philadelphia
  • 35 gramos de azucar
  • Canela para espolvorear

*Para un molde de 20 centímetros de diámetro


 Antes de nada, os cuento cómo preparamos la calabaza asada, es muy sencillo. Os doy dos opciones, al horno (mi preferida y el método que he usado para esta receta) o en el micro. Para hacerla en el horno, cortamos la calabaza por la mitad (si es una entera pequeña, como es mi caso) o en trozos. Quitamos las pepitas, la colocamos sobre una bandeja de horno y horneamos a 180 grados hasta que la calabaza esté tierna y blandita (el tiempo dependerá del tamaño de la calabaza). La dejamos enfriar un poco y ahora, con una cuchara, solamente tenemos que despegar la pulpa de la piel y triturarla con la batidora unos segundos. Como os decía, también la podemos hacer en el microondas, tal y como os enseño aquí, pero desde que he probado a prepararla en el horno siempre la hago así: queda más rica y con el sabor mucho más concentrado.


Ahora sí, vamos con la tarta. Como siempre, comenzamos preparando la base. Ponemos en un bol las galletas trituradas, la mantequilla derretida y la canela y mezclamos bien hasta que tengamos una especie de masa. Cubrimos con esta mezcla la base de nuestro molde (os recomiendo que sea desmontable), apretando bien con la mano o con el culo de un vaso. Reservamos en la nevera.

Para el relleno, ponemos en un bol el queso philadelphia junto a los dos tipos de azúcar y batimos con unas varillas de mano. A continuación añadimos los huevos, la esencia de vainilla y la nata. Batimos de nuevo y cuando esté integrado añadimos el puré de calabaza asada, la canela y la nuez moscada. Mezclamos todo bien.

Vertemos la masa sobre el molde y metemos en el horno (precalentado a 175 grados con calor arriba y abajo). Mantenemos esa temperatura durante 15 minutos y luego la bajamos a 150 grados, y horneamos hasta que la tarta esté cuajada, unos 50-55 minutos en total (ya sabéis que el tiempo puede variar en función del tpo de molde, del horno...). Cuando la cheesecake esté hecha, apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante media hora y, a continuación, la sacamos y la dejamos reposar sobre una rejilla para que se enfríe por completo. Una vez fría, lo recomendable es dejarla reposar al menos un par de horas en la nevera.

Vamos con la decoración, que no puede ser más sencilla. Ponemos en un bol el queso philadlehia y el azúcar y batimos con unas varillas de mano hasta que se integre. Extendemos esta crema sobre la tarta y, por último, espolvoreamos un poco de canela. ¡Listo! ¡A disfrutar de nuestra deliciosa cheesecake de calabaza!


Algunos consejos:
  • Como os digo, aunque también se puede hacer en el micro, a mi la calabaza me gusta especialmente asada en el horno. Como es un gasto energético superior, yo lo que hago es hornear mucha cantidad y congelarla en paquetes: la calabaza asada es perfecta para preparar otras recetas dulces como este bizcocho con pepitas de chocolate, brownies, buñuelos... y también elaboraciones saladas como cremas de verduras.
  • Si os gusta el jengibre, poned una pizca en la masa de esta cheesecake, es un sabor que le va muy bien. 
  • Como veis, el molde que yo he usado es pequeñito. Si vuestro molde es más grande, aumentad un poco los ingredientes para que os quede una cheesecake alta.
  • Yo he optado por poner la crema de queso sobre la tarta, pero otra opción es servirla aparte y que los comensales se pongan sobre su porción la cantidad que quieran. También le van muy bien a esta tarta de queso un poco de nata montada o una crema de yogur.


Esta tarta os va a encantar, ya veréis, ¡Es imposible probarla y no repetir! Además es perfecta para prepararla con antelación, así que si tenéis alguna comida o reunión y estáis muy liados, ya sabéis: preparáis esta cheesecake el día antes y a la nevera a reposar. Cuando la preparéis, mandadme una foto para que pueda ver lo rica que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. A mi tambien me gusta la calabaza ,ya me guardé la receta y seguro que la hago .besinos

    ResponderEliminar
  2. porfavor que maravilla de cheesecake!!me encanta,me lo anoto para hacerlo prontito
    besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.