Cheesecake de chocolate blanco y arándanos

cheesecake chocolate blanco arandanos

A estas alturas, ya sé que no hace falta que os diga qué receta toca hoy, ¿verdad? Sí, eso es, hoy publicamos el Reto Alfabeto Dulce que cada mes organiza Ana, del blog Cook the Cake. Este mes los ingredientes elegidos son queso quark y arándanos. Para quienes no lo sepáis, el queso quark es un queso originario de Alemania (aunque ya es conocido y comercializado en todo el mundo). En Alemania y otros países de Europa la textura de este queso es más sólida, similar al requesón, pero el común en nuestras cocinas se presenta batido, con un aspecto y texturas similar a las de un yogur.

Dicho esto, la verdad es que este mes no podíamos tener dos ingredientes más fáciles de combinar. Se me han ocurrido tantísimas opciones... De verdad que, no sé si es que soy rara o qué, pero a veces prefiero que sean dos ingredientes más difíciles, porque cuando hay tantas posibles recetas entre las que elegir me vuelvo tarumba. Al final, opté por pedir consejo: tenía una cena con amigos y,como yo llevaba el postre, les pregunté qué preferían. Finalmente, por petición popular, me he ido a lo clásico, y he preparado una cheesecake de queso quark con chocolate blanco y arándanos deliciosa. ¡No quedaron ni las migas! Así que no me enrollo más, os digo los ingredientes* y nos ponemos a cocinar.


Para la base:
  • Un rulo de galletas maría (200 gramos aproximadamente)
  • 100 gramos de manequilla derretida
  • Un puñado de cacahuetes pelados (opcional)

Para el relleno:
  • 280 gramos de queso quark o queso batido
  • 60 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 gramos de chocolate blanco
  • 80 ml de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • 75 gramos de arándanos frescos

*Ingredientes para un molde desmontable de 20 centímetros de diámetro


Comenzamos preparando la base Para ello, trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo (yo uso la picadora, pero si no tenéis un buen método para hacerlo es meter las galletas en una bolsa y golpearlas con un rodillo) y las ponemos en un bol junto a la mantequilla derretida. Mezclamos todo bien hasta que se integre completamente y añadimos los cacahuetes picados. Cubrimos con esta mezcla la base y las paredes del molde que hayamos escogido (os recomiendo que sea desmontable), apretando ben con las manos o con el culo de un vaso para que quede bien compacto. Cuando terminemos, guardamos el molde en la nevera hasta que lo necesitemos.

Vamos con el relleno. Ponemos en un bol el queso junto con el azúcar y batimos con unas varillas de mano. Añadimos los huevos y la esencia de vainilla y mezclamos de nuevo. Ahora echamos la nata y el chocolate blanco derretido (yo suelo derretirlo en el micro, es la forma más rápida, pero cuidado que el chocolate blanco se quema con mucha facilidad). Batimos hasta integrar todo por completo y, por último, añadimos los arándanos frescos lavados y secados.


Vertemos la masa sobre el molde y metemos en el horno (precalentado a 175 grados con calor arriba y abajo). Mantenemos a 175 grados durante 15 minutos y, después, bajamos la temperatura del horno a 150 grados. Horneamos durante aproximadamente 45 minuto más (una hora en total) hasta que la tarta esté cuajada (aunque tened en cuenta que, como siempre os digo, la temperatura del horno puede depender en función del horno, del tipo de molde...).

Cuando la cheesecake esté lista, apagamos el horno y dejamos nuestra tarta reposar dentro durante un rato, para que baje de repente y se rompa. Una vez haya reposado, la sacamos del horno, la dejamos enfriar por completo y ya podemos disfrutar de nuestra deliciosa cheesecake de chocolate blanco y arándanos. ¡Una verdadera delicia!


Algunos consejos:
  • Yo he usado un molde pequeño, de 20 centímetros de diámetro y me ha quedado una tarta bastante alta. Si usáis un molde más grande, tened en cuenta que os va a quedar una cheesecake más bajita. Para evitarlo, simplemente aumentad la cantidad de los ingredientes.
  • Los cacahuetes de la base son opcionales, pero le dan un toque crujiente a la masa muy rico. Si os apetece, podéis sustituirlos por cualquier otro fruto seco.
  • Yo he usado arándanos frescos, pero podéis poner arándanos congelados sin ningún problema.
  • Respecto al queso, yo he puesto queso quark porque era uno de los ingredientes del reto, pero podéis usar sin problemas queso philadelphia. La elaboración es exactamente la misma.


Os aseguro (y mis comensales también) que esta cheesecake, queda deliciosa: el sabor, la textura... ¡todo perfecto! Probadla, sé que me vais a dar las gracias. Eso sí, cuando la preparéis, enviadme una foto para que pueda ver lo rica que os queda. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Esta combinación tiene que ser lo más! con lo que me gusta a mi el cheesecake, te lo copiaré seguro ;) un beso!

    ResponderEliminar
  2. oh porfavor que maravilla de tarta!!parece que esta diciendo comeme comeme!!riquisima!
    besotes guapa

    ResponderEliminar
  3. Madre mía... menuda pinta... Me la apunto y creo que de esta semana no pasa que la haga, maravillosa!

    ResponderEliminar
  4. Ummm buenísimo. Uno de mis postres preferidos, los cheesecakes y este se ve divino y súper suave.
    Muchos besotes guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.