Hojaldre de solomillo de cerdo, jamón serrano y queso con compota de manzana y nueces


Entramos de lleno y sin frenos en la temporada navideña y todos andamos como locos pensando, eligiendo y planificando y el menú de esos días. ¡Que no cunda el pánico! Aquí os traigo una receta fácil, resultona y muy muy rica para esos días, con poco trabajo y que se puede realizar con antelación, ¿qué os parece?

Se trata de un solomillo de cerdo con cebolla caramelizada, jamón serrano y queso envuelto en hojaldre y horneado que queda delicioso, y para hacer un plato aún más completo y especial vamos a acompañarlo con una compota de manzana y nueces que le va genial a la carne asada. Se trata de una receta que suele hacer mi suegra en ocasiones especiales (con la diferencia de que ella no le pone cebolla) y es muy muy rico. Es similar al solomillo Wellington aunque a mi me parece un poco menos pesado. ¡Vamos a dejar a nuestros comensales con la boca abierta! Así que no me enrollo más, os digo los ingredientes y nos ponemos a cocinar.


Para el solomillo en hojaldre:
  • Una lámina de hojaldre
  • Un solomillo de cerdo no excesivamente grande (450 gramos aproximadamente)
  • 4 lonchas de queso gouda 
  • 6 lonchas de jamón serrano
  • Una cebolla
  • Sal 
  • Pimienta 
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • Un huevo batido 
  • Una cucharada de semillas de sésamo 

Para la compota:
  • Dos manzanas 
  • Cuatro cucharadas de agua 
  • Unas gotas de zumo de limón 
  • Un puñado de nueces 
  • Media cucharadita de azúcar


Vamos a comenzar con el solomillo. Pelamos la cebolla y la picamos en trozos no excesivamente pequeños. Ponemos el aceite en una sartén, echamos la cebolla y cocinamos, a fuego medio, durante diez minutos más o menos, hasta que la cebolla se poche y se dore un poco. Cuando esté lista, le pomelos un poco de sal y pimienta, retiramos del fuego y dejamos que se temple.

 Mientras tanto, limpiamos el solomillo de cerdo, quitándole los retos de nervios que le queden. Le echamos un poco de sal (muy poquita, que el relleno ya es salado de por sí) y pimienta y lo envolvemos, primero con el queso y luego con el jamón serrano. 

Extendemos la masa de hojaldre un poquito con ayuda de un rodillo (tened en cuenta que tiene que cubrir el solomillo por completo) y ponemos encima la cebolla. Sobre la cebolla colocamos el solomillo envuelto y, a continuación, cerramos el hojaldre, envolviendo totalmente la carne y el relleno. 

Con el sobrante de hojaldre podemos decorar un poco el rulo que hemos hecho. Pintamos con huevo batido, repartimos las semillas de sésamo y metemos en el horno (precalentado a 190 grados con calor arriba y abajo) durante 20 o 25 minutos. Si vemos que el hojaldre se dora demasiado, lo podemos tapar con un poco de papel albal. Cuando esté listo, los sacamos del horno y lo dejamos reposar un rato sobre una rejilla. 

Vais ahora con la compota, que se prepara en un pis pas. Pelamos y troceamos las manzanas y las ponemos en un caso junto a las gotas de zumo de limón (cuatro o cinco gotas, lo justo para que la manzana no se oxide) y el agua. Añadimos el azúcar y ponemos en el fuego y cocinamos a fuego medio durante diez minutines, hasta que veamos qué las manzanas están blanditas y las podemos pochar con un tenedor. 

Las trituramos (yo he usado la batidora pero si podemos hacerlo con el tenedor), añadimos las nueces picadas y colocamos la compota en un cuenco.

A la hora de comer, cortamos un trozo de solomillo y lo servimos con un poco de compota. ¡Buenísimo! La combinación no puede ser más rica, ¡qué aproveche! 


Algunos consejos:
  • El hojaldre es conveniente servirlo templado o frío y dejar que la carne se asiente antes de cortarlo. 
  • Yo he usado queso gouda, pero usad vuestro preferido. A mí para este tipo de recetas me gusta mucho también el queso harvati o un queso tierno. En cualquier caso, es importante que no esté partido en lonchas demasiado gruesas.
  • Las semillas de sésamo son opcionales. También le van muy bien las semillas de amapola, por ejemplo.
  • Aunque en las fotos no se aprecia, la carne queda muy tierna. Yo lo he horneado 22 minutos y queda sonrosado justo en el centro, para mí el punto exacto. Si a vosotros os gusta la carne más hecha dejadlo unos minutos más, pero no os paséis que si no el solomillo quedará seco.

Animaos con esta receta, es perfecta para cualquier celebración y todos los que la prueban repiten. Además como se puede hacer con antelación, así que nos quita tarea de última hora y los cocinillas de casa también pueden disfrutar del aperitivo y de la comida sin agobios. Cuando lo hagáis mandadme una foto para que pueda ver lo rico que os queda, me hace mucha ilusión. Por último,os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. Riquísima receta y siempre acertada, es una delicia pues respetando bien los tiempos de horneado el solomillo queda jugoso y tierno, lo has bordado!! Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.