miércoles, 10 de diciembre de 2014

Oliebollen. Reposteras por Europa


Hoy, como cada día 10, toca receta de Reposteras por Europa y este mes viajamos hasta Holanda. Yo estuve hace unos años unos días de vacaciones y es un país precioso, con sus canales, sus molinos, sus bicicletas... Un lugar al que, sin duda, me gustaría volver. Sin embargo, muy a mi pesar, de los días que pasé allí no tengo mucho recuerdo de su gastronomía (a excepción del queso). No me lo tengáis en cuenta, era estudiante (y, por lo tanto, con economía de estudiante...) y durante mi estancia allí mi dieta se basó principalmente en bocadillos.

Si vuelvo a ese país, prometo resarcirme y probar la mayor cantidad de platos típicos posible. Mientras tanto, he tenido que tirar de Internet (oh, bendita fuente de sabiduría...) para buscar la receta dulce de hoy. Mi primera opción fue hacer una tarta de manzana, pero ya hice una el mes pasado para Reposteras por Suecia y y, por muy buenas que estén, me apetecía cambiar un poco así que al final opté por preparar unos oliebollen (traducido, significa literalmente bollo de aceite). La receta la he sacado (y tuneado un poco...) de una página de turismo de Holanda y se trata de unos bollos fritos típicos de nochevieja que recuerdan ligeramente a nuestros buñuelos. Están deliciosos (tienen sabor a donut, con eso os lo digo todo...) y son muy sencillos de preparar, todo un descubrimiento. Así que no me enrollo más y nos ponemos al lío con estos oliebollen tan ricos. Os digo los ingredientes.


  • 175 gramos de harina
  • 10 gramos de levadura fresca prensada de panadero
  • 75 ml de leche
  • 30 gramos de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo
  • Ralladura de medio limón
  • Aceite para freír los oliebollen
  • Azúcar glass


Vamos con estos bollitos. Comenzamos calentando la leche en el microondas unos segundos para templarla y diluímos en ella la levadura. Removemos bien con una cuchara hasta que no queden grumos y reservamos.

Ponemos en un bol amplio la harina, la sal, el azúcar y la ralladura de limón y vertemos la mezcla de leche y levadura. Con ayuda de un tenedor mezclamos un poco todos estos ingredientes, lo justo para que comiencen a unirse.

Añadimos el huevo y ahora, con las manos, sin miedo a mancharnos, amasamos bien hasta tener una masa homogénea, aunque bastante pegajosa. Tranquilos, es normal que quede así, en este caso no es necesario añadir más harina. Dejamos reposar la masa en el bol, tapado con un trapo, hasta que la masa doble su volumen (una hora u hora y media).

Pasado este tiempo, amasamos durante unos segundos la masa, lo justo para quitarle el aire, y volvemos a dejarla reposar un ratito más, media hora aproximadamente. 


Cuando la masa esté lista, vertemos una buena cantidad de aceite en una sartén o cazo (o, si disponéis de ella, encendéis la freidora) y ponemos al fuego, no demasiado alto para que el aceite no se caliente en exceso. Untamos un par de cucharas con una gota de aceite y cogemos porciones de masa, intentando darles forma redondeada (aunque es difícil, no os desesperéis, una característica de los oliebollen es que quedan con una forma bastante irregular).

Echamos las bolas de masa en en aceite y freímos, cuidando que la temperatura del aceite no suba porque si no, los oliebollen se quemarán por fuera y quedarán crudos por dentro. Cuando los bollitos estén listos los sacamos sobre un papel absorbente para que escurran el exceso de aceite, y cuando estén fríos, solo tenemos que espolvorear azúcar glass sobre ellos. ¡A gozar! ¡Goede Eetlust! (En cristiano, ¡que aproveche!).


Algunos consejos:
  • En Holanda es típico hacer oliebollen de pasas. En este  caso, tan solo hay que mezclar una puñadito de pasas a la masa antes del primer fermento, después de añadir el huevo. 
  • Lo más importante de estos bollitos es controlar la temperatura de la fritura. Procurad que el aceite no se caliente demasiado porque es necesario que los bollos se hagan completamente por dentro y en ese caso se nos quemarían. Calculad que van a necesitar un par de minutos por cada lado para hacerse completamente...
  • Una manera de aromatizar el aceite y dar un toque aún más especial a nuestros oliebollen es poner un trozo de piel de cítricos (naranja, limón, mandarina) al aceite.
  • Si os gusta la canela, mezclad una cucharadita con el azúcar glass y espolvoread los bollos. ¡Riquísimos!
  • En Holanda la tradición es comerlos tal cual, directamente de un cucurucho de papel (como nosotros los churros) pero si queréis podéis rellenarlos de crema o servirlos con un poco de chocolate caliente.


Como os he dicho antes, estos bollos me han sorprendido y mucho. Están increíbles: la masa queda súper tierna, esponjosa y con un sabor muy muy rico. Os aseguro que es difícil comer solo uno. Si os animáis a preparar los oliebollen recordad sacar una foto y mandármela para ver lo riquísimos que os quedan. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, tenéis los enlaces justo aquí a la derecha.

31 comentarios:

  1. Qué ricossssss!!!!
    Ya le decía a Ary que de estos yo me como 10
    Pintaza!!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Ana, te puedes comer unos cuantos de una sentada con lo ricos que están. Encantada de haber descubierto esta receta... Un besote

      Eliminar
  2. Qué ricos¡¡ hemos escrito casi lo mismo¡ y es que saben a donuts¡ yo aluciné¡
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? He quedado encantada con estos bollitos, repetiré bien rápido... Un besote tocaya.

      Eliminar
  3. Que ricos Elena. Los dulces de este estilo son una debilidad para mi hija y estos seguro q le encantan.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Le van a encantar a tu hija Carmen! Están de vicio... Un besote

      Eliminar
  4. anda estos se me habían escapado a mi!!que deliciasss!!tienen que estar impresionantes!
    besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo: Im-presionantes. Ricos riquísimos... Un besote

      Eliminar
  5. Me ha encantado la receta, pero la foto del interior me ha enamorado, que esponjoso se ve!!

    Besos!
    http://bakelosophy.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las fotos de esta receta no son ninguna maravilla y no le hacen justicia a estos bollitos taaan ricos. Quedan súper tiernos!! Un besote

      Eliminar
  6. Mi madre siempre los hace rellenos con pasas y estan buenisimos! Eso si, hay que espolvorearlos con muuuuuuuuuuuucha azucar glas y luego te pones perdido! jajajajaja Lo cierto es que mas que a los buñuelos se parecen a nuestros churros pero redondos! Te invito a venir, es mucho mas que los molinos, las bicis o los quesos jejejeje. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimo más!! Recuerdo cuando llegué: era mayo, hacía calor y había un ambientazo tremendo. La gente estaba haciendo picnics en los parques, me pareció estupendo. Volveré Maggie...

      Eliminar
  7. Después de todo lo que he leído no puedo más que decir que los tengo que probar...es que viendo estas fotos se me hace la boca agua...¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te van a encantar Eva, te lo prometo. ¡A mi me han sorprendido! Imaginaba que iban a estar ricos, pero no hasta qur punto. Un besote

      Eliminar
  8. Elena que ricos!!! Se ven muy tiernos... Vamos que no me los pierdo!! Bsos, Elisa.

    ResponderEliminar
  9. Que ricos, te lo. Urnas te para encontrar esta receta, me la apunto y en estos días la probare.
    Besos crisylUra.

    ResponderEliminar
  10. Que buena aportación al reto Elena, me encantan los bollos tipo buñuelos y estos con el saborcito a limón deben ser espectaculares, no hay más que ver la foto del bollito cortado. Geniales! Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea. La verdad es que quedan espectaculares... Un besote

      Eliminar
  11. Unos bollos con un ligero sabor a donut???? qué vicio, me encantan! además la pinta es deliciosa, así que habrá que probarlos, no? un besote y nos vemos en Alemania!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que sí, viciosos total. No se puede comer solo uno... Nos vemos en Alemania. Un besote

      Eliminar
  12. Elena que buenos! tan esponjositos...me comería uno o dos (o diez) ya!
    Soy Lucía de Le petit cookie
    Un besote! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj! Lucía, te aseguro que yo me comí unos cuantos de una sentada... Un besote

      Eliminar
  13. gracias por tu aportación elena y que no te hayas querido perder este viaje a pesar de las adversidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no, yo me pongo el abrigo y viajo donde haga falta... Un besote!

      Eliminar
  14. hmmmm que buenos estos bollitos, me guardo la receta porque deben de estar buenísimos....
    un beso y muy felices fiestas
    Mariana
    http://thecakequeenmadrid.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están realmente deliciosos Mariana, un descubrimiento estos oliebollen... ¡Feliz año nuevo!

      Eliminar
  15. Que buena pinta tenen esos bollitos, tienen que estar deliciosos con un buen cafe.

    ResponderEliminar
  16. Muy ricos estos bollitos que yo me comería de dos en dos! Yo los veo muy parecido a nuestros buñuelos pero un poco más grandes, asi que, ya me lo imagino.. mmm deliciosos!

    ResponderEliminar
  17. En Holanda es tradicion hacerlo en las casas en Nochevieja, mi madre los hace cada año la mitad normales y la mitad con pasas, a mi me encantan si estan recien hechos. Cuando se enfrian me caen como una patada jajajajaja. pasate por mi blog y llevate la receta original si quieres! Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...