Galletas 3, 2, 1


¿Alguna vez os ocurre que veis una receta y os entra ansia viva por hacerla cuanto antes? A mí me suele pasar bastante a menudo, la última ocasión con estas galletas 3, 2, 1. Nada más descubrirlas en el blog de Mara, Más Dulce Que Salado, tuve que ponerme a hornear. Fijaos hasta que punto me entró la locura galletera, que no tenía mantequilla en casa y bajé al súper a comprarla con escayola, muletas y todo.

Y es que según las vi me llamaron la atención porque tenían una pinta deliciosa y parecían muy sencillas de hacer. Os preguntaréis de dónde viene el nombre de 3, 2, 1: se debe a que los ingredientes son sólo tres y con esa proporción: tres partes de harina, dos partes de mantequilla y una de azúcar. En cuanto las hice ví que no estaba equivocada: estas galletas están tremendamente buenas, riquísimas, crujientes por fuera y tiernas por dentro, y son súperhipermega sencillas de hacer. Además, no hace falta ningún tipo de maquina especial para preparar la masa, tan solo un bol y nuestras manos. Así que no me enrollo más y nos ponemos al lío. Estos son los ingredientes que vamos a necesitar.


  • 300 gramos de harina
  • 200 gramos de mantequilla en punto pomada
  • 100 gramos de azúcar
  • Una cucharada de canela y dos cucharadas de azúcar para rebozar las galletas
 

Vais a ver que estas galletas no pueden ser más sencillas. Ponemos en un bol la harina, la mantequilla en daditos y el azúcar y amasamos con la mano hasta que la masa esté totalmente integrada. Al principio estará bastante pegajosa, pero en dos minutos estará lisa y dejará de pegarse, no hace falta usar ni amasadora ni nada, no os preocupéis.

Cuando la masa esté lista, cogemos porciones del tamaño de una nuez, formamos bolitas y las aplanamos ligeramente dándoles forma de disco. Colocamos nuestras galletas sobre la bandeja del horno (cubierta con papel sulfurizado) no demasiado juntas y aplastamos un poco más las galletas con un tenedor para darles forma.

Introducimos la bandeja en el horno a media altura (precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo) y horneamos hasta que las galletas se doren ligeramente, unos 15 minutos aproximadamente. Cuando estén listas, las sacamos del horno y las dejamos reposar un minuto sobre la bandeja. Pasado este tiempo estarán calientes pero podremos cogerlas sin quemarnos: es el momento de rebozarlas por la mezcla de azúcar y canela. Una vez rebozadas, las colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen totalmente. ¡Listas! ¡A comer!


Algunos consejos:
  • Si se os ha olvidado sacar la mantequilla de la nevera con antelación y está dura podemos meterla en el microondas, pero con mucho cuidado, que la queremos blandita pero no derretida: quince segundos a media potencia será suficiente.
  • Si queréis darle un toque a estas galletas podéis añadirle un poco de ralladura de naranja o de limón o, incluso, echar una pizca de canela en la masa de las galletas.
  • Para que estas galletas se conserven crujientes os recomiendo que las guardéis en un tarro o lata metálica hermética.
     

Estas galletas os van a encantar, no pueden ser más fáciles de hacer y el resultado es espectacular. Además, el rebozado con canela y azúcar les da un toque delicioso: os aseguro que es imposible comer sólo una. Así que ya sabéis, poneos el delantal y a hornear se ha dicho. Cuando las hagais, mandadme una foto para que pueda ver lo buenas que os quedan, me hace muchísima ilusión que preparéis las recetas del blog. Por último, os recuerdo que podéis seguir el blog en Facebook, Twitter e Instagram, los enlaces los tenéis justo aquí mismo a la derecha. ¡Hasta la próxima receta!

Comentarios

  1. jajaja te entiendo perfectamente! yo creo que a todos nos ha entrado alguna vez esa locura de ver una receta y tener una absoluta necesidad de hacerla. Y lo peor es cuando no buscas el momento de poder hacerla!!
    Y estas galletas la verdad es que se ven genial, son muy sencillas de hacer y tienen que estar de vicio.

    MUxu bat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Me alegro de no ser la única repostera loca!! 😉
      Musu bat!

      Eliminar
  2. 👏👏👏👏Que bien que las has hecho y es que estas galletas lo tienen todo. Yo estoy deseando repetirlas. Gracias por la mención!!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Mara!! Cómo no voy a mencionarte, qué menos!!
      Un besote

      Eliminar
  3. Que pintaza tienen esas galletas Elena, super sencillas y seguro que riquísimas ummm!!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las galletitas y me encantan las recetas de Mara, que están buenísimas y que tienen ese toque tan personal y especial suyo. Estas galletas tienen que estar para chuparse los dedos! No me extraña que te llamasen la atención. Además, te han quedado geniales! =)
    Un besazo!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue amor a primera vista! Y no me equivoqué, son deliciosas.
      Un besote

      Eliminar
  5. Un nombre genial para unas galletas muy ricas y para tener siempre la receta en la cabeza sin necesidad de apuntarla. Estupendas!
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Malena, es una receta súper fácil de recordar! Además está tan buena que se ha convertido en uno de mis básicos!
      Un beaote

      Eliminar
  6. puessi que tienen buena pinta¡¡¡ me la apunto.
    besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  7. Las conozco, y las he preparado alguna vez... Una pasada lo buenas y sencillas de preparar que son!!! :)
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  8. Las he hecho y han encantado a mi hijo y mis amigos. lo mejor mi padre, que me dice "bueno... comeré dos con la merienda" y acabó con cinco. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.