Magdalenas de aceite de oliva y limón


¡Qué ilusión me hacen los regalos sorpresa! Recibir un paquete sin esperarlo, la ilusión de abrirlo rompiendo el papel y las mariposillas que te entran justo antes de sacarlo del paquete y descubrir cuál es la sorpresa. Hay veces en las que, incluso, cuando me hacen un regalo, me gusta esperar unos minutos para abrirlo y hacer durar un poco más esa ilusión.

Y ayer tuve una de esas sorpresas que me alegró el día. Recibí en casa un paquete a nombre del blog de parte de Cladivm, una almazara cordobesa que hace unos aceites de oliva virgen extra deliciosos. ¡Cómo saben hacer feliz a una cocinillas como yo! Y claro, ya tenía la excusa perfecta para preparar estas magdalenas de aceite de oliva y limón que me enseñó a hacer mi abuelo Pepe y que llevaba tiempo con ganas de enseñaros. ¡Están deliciosas! Muy esponjosas y con un sabor bueniiiisimo. ¡Tenéis que probarlas! Así que no me lío más: os digo los ingredientes* y nos ponemos a cocinar. 


  • 2 huevos
  • 120 gramos de azúcar (y un poco más para espolvorear las magdalenas antes de hornearlas)
  • 80 ml de nata (mínimo 35% de materia grasa)
  • 115 ml de aceite de oliva
  • La ralladura de dos limones
  • 160 gramos de harina
  • Medio sobre de levadura

*Para unas 10-12 magdalenas


Ponemos en un bol los huevos junto con el azúcar y batimos  junto a los 120 gramos de azúcar hasta que la mezcla blanquee y doble su volumen. Añadimos la nata y el aceite de oliva en un chorrito fino mientras continuamos batiendo. Ahora echamos la ralladura de los limones.

Tamizamos la harina junto a la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior. Con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes mezclamos bien hasta que no queden grumos.

Vertemos la masa en las cápsulas de papel de las magdalenas (que habremos metido a su vez dentro de moldes rígidos para que no se abran durante el horneado) hasta llenar 3/4 de la capacidad de las cápsulas. Espolvoreamos un poco de azúcar sobre cada una de ellas y metemos en el horno (precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo) durante aproximadamente 12-14 minutos. El tiempo puede variar en función del tamaño da las cápsulas que usemos, del horno... así que para comprobar que están hechas las pinchamos con un palillo: si sale seco las podemos sacar.

Cuando estén bien horneadas las sacamos y las dejamos reposar sobre una rejilla para que se enfríen. ¡Listo! ¡A disfrutar de nuestras deliciosas magdalenas caseras!


Algunos consejos:
  • Para que estas magdalenas se conserven perfectas lo mejor es guardarlas en un recipiente hermético.
  • Si no tenéis nata para montar podéis sustituirla por leche ideal o nata para cocinar.
  • Es importante que rellenemos las cápsulas de papel justo antes de meterlas en el horno para que no se humedezca en exceso (yo lo que hago es esperar a que el horno esté ya caliente). También es conveniente echar el azúcar sobre la masa en el último momento para que no se hunda.


Estas magdalenas quedan riquísimas, súper esponjosas y con un sabor delicioso. ¡Tenéis que probarlas sí o sí! Cuando las hagáis, acordaos de enviarme una foto para que pueda ver lo bien que os quedan, me hace muchísima ilusión. Os recuerdo que podéis seguir en blog en Facebook, Twitter, Facebook y YouTube, tenéis los enlaces justo aquí mismo a la derecha. ¡Ah! Y si no habéis participado aún en el SORTEO por mi tercer cumpleblog, no tardéis que el plazo termina enseguida. Tenéis toda la info aquí. ¡Suerte!

Comentarios

  1. wow! qué pedazo de magdalenas! de las de toda la vida! ñam ñam, bueno, pues me mandas unas 12 o 15 a casa y te hago la cata, jajajaajaj
    un besazo wapa

    ResponderEliminar
  2. gracias wapa por avisarme por la r, y perdona ;) Me encantó la receta y no podía dejarla escapar... buenísimassss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar Mrmlada y dedicar un minuto a dejar tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.